EUA lanza “madre de todas las bombas”

Las fuerzas estadounidenses atacaron el jueves un complejo de túneles del grupo extremista Estado Islámico en el este de Afganistán con la bomba no nuclear más grande jamás usada en combate.
Enlace copiado
EUA lanza “madre de todas las bombas”

EUA lanza “madre de todas las bombas”

Enlace copiado
Estados Unidos lanzó este jueves en Afganistán la mayor bomba no-nuclear con la que cuenta en su arsenal, conocida como “la madre de todas las bombas”, según confirmó el Pentágono, que informó que el ataque aéreo estuvo dirigido contra un túnel y combatientes de la milicia terrorista Estado Islámico (EI) en la provincia de Nangarhar.

“Estados Unidos se toma muy en serio la lucha contra el ISIS y para derrotar al grupo tenemos que privarlos de espacio operativo, que es lo que hicimos”, señaló el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, en referencia el Estado Islámico.

En una conferencia de prensa, dijo que se tomaron los recaudos necesarios para evitar víctimas civiles.

El ataque tuvo como objetivo “un sistema de túneles y una cueva que los combatientes del ISIS usan para moverse libremente”, añadió.

Por su parte, el presidente Donald Trump indicó que dio la orden para usar esa bomba. “Lo que hago es autorizar a mis fuerzas armadas”, señaló en la Casa Blanca. “Le dimos autorización total y, sin dudas, eso es por lo que han sido tan exitosas últimamente”, aseguró.

La bomba, lanzada por un avión de combate a las 19:32 horas (15:02 GMT), nunca había sido utilizada hasta ahora desde su desarrollo, en 2003, indicaron medios locales.

La cadena CNN dijo que la bomba de casi 10,000 kilogramos es guiada por un sistema GPS y es la mayor del arsenal estadounidense. Solo Rusia cuenta con una bomba más grande que esta.

El objetivo era minimizar el peligro de los soldados estadounidenses y afganos en la región y maximizar el daño a los terroristas, aseguró el Pentágono.

Las fuerzas estadounidenses están evaluando actualmente cuáles fueron los daños provocados por el ataque.

El Pentágono indicó que los rebeldes están fortaleciendo sus líneas de defensa con explosivos improvisados, túneles y búnkeres.

“Esta es la munición indicada para despejar estos obstáculos del camino y mantener el impulso de nuestra ofensiva contra el EI”, señaló el comandante de las tropas estadounidenses en Afganistán, el general John Nicholson.

El EI llegó a Afganistán en 2015 y se estima que tiene unos 3,000 combatientes en ese país. Durante mucho tiempo solo tuvo presencia en las provincias de Nangarhar y Kunar, en el este. Desde hace meses, las fuerzas afganas y las estadounidenses lanzan ataques aéreos contra posiciones de la milicia yihadista en la región.

De todas formas, en 2016 el EI provocó más víctimas que nunca, según un informe de la ONU. Esto se debe a que cambió su estrategia y en lugar de intentar hacerse de territorio, perpetró más atentados terroristas. Desde comienzos del año se adjudicó tres grandes atentados en Kabul, la capital.

El miércoles, un atacante suicida se inmoló en medio de un grupo de empleados de un ministerio que acababan de salir de su trabajo y mató a cinco personas.

Los expertos temen que los combatientes del EI busquen una nueva base en Afganistán y Asia Central en su huida de Irak y Siria. Este será uno de los temas que se tratarán el viernes en una conferencia sobre Afganistán en Moscú.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter