EUA y México llaman a enfrentar unidos amenazas regionales

La segunda parte de la conferencia sobre seguridad cerró sin que los representantes hablaran con precisión de los acuerdos que alcanzaron. Buscan coordinación para evitar que las deportaciones dificulten búsqueda de clima de seguridad.
Enlace copiado
EUA y México llaman a enfrentar unidos amenazas regionales

EUA y México llaman a enfrentar unidos amenazas regionales

EUA y México llaman a enfrentar unidos amenazas regionales

EUA y México llaman a enfrentar unidos amenazas regionales

Relevancia.  La relación entre narcotráfico y migración fue una de las discusiones más fuertes en el encuentro entre Estados Unidos y los países del Triángulo Norte.

Relevancia. La relación entre narcotráfico y migración fue una de las discusiones más fuertes en el encuentro entre Estados Unidos y los países del Triángulo Norte.

Reto.  Narcotráfico, terrorismo y migración son los retos a los que se enfrenta la región, dicen los participantes.

Reto. Narcotráfico, terrorismo y migración son los retos a los que se enfrenta la región, dicen los participantes.

Enlace copiado
La necesidad de trabajar unidos para hacer frente al narcotráfico, el terrorismo y la migración en condiciones de riesgo fue la bandera que alzaron en conjunto Estados Unidos, México, El Salvador, Guatemala y Honduras al finalizar el encuentro multilateral que inició el jueves.

LEA TAMBIÉN: LOS DEPORTADOS PREOCUPAN A AMBOS PAÍSES

“Este solo es el principio de una alianza seria, de futuras conferencias para enfrentar los problemas”, dijo ayer John Kelly, titular del Departamento de Seguridad Interna (DHS, en inglés). “Hemos sostenido conversaciones de una gran importancia de mantener un esfuerzo continuo para combatir la corrupción, la trata de personas, el narcotráfico y la violencia de pandillas”, manifestó.

Estos cinco países concluyeron ayer la Conferencia sobre Prosperidad y Seguridad en Centroamérica, en la que también participaron los representantes del sector privado, los cooperantes y países como Colombia, Costa Rica y la Unión Europea, entre otras naciones.

MÁS INFORMACIÓN: TILLERSON ABRE LA CUMBRE CON ESPERANZA DE RESOLVER PROBLEMAS DE CENTROAMÉRICA

“Las amenazas a la seguridad de las naciones aliadas son amenazas a la seguridad propia”, dijo por su parte el secretario del Interior de México, Miguel Osorio. “Las diferentes delegaciones hemos definido como prioridad las acciones corresponsables”, agregó el funcionario mexicano, y sostuvo que junto a su vecino del norte van a apoyar el fortalecimiento de la institucionalidad centroamericana.

La mayor parte de la jornada sobre seguridad estuvo cerrada para los medios. Sin embargo, algunos funcionarios intentaron dar información acerca de las discusiones. Julián Pacheco, ministro de Seguridad en Honduras, dijo que con Estados Unidos discutieron los avances en cada país para reducir los índices de criminalidad y corrupción, así como “ver los avances y aportes que recibirían las partes”, pero no profundizó en este punto.

Más bien, Pacheco recordó que la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte fue, de hecho, una idea que surgió de los tres países que ahí están representados. “Los países tenemos que ver cómo respondemos con nuestros recursos hasta donde podamos, pero el problema de seguridad es descomunal”, agregó Pacheco.

En Honduras, por ejemplo, y como parte de las acciones que Estados Unidos vigila, han puesto en marcha las extradiciones. Esto es cuando un Gobierno envía a una persona para que cumpla la condena de un delito en el país que lo cometió. Honduras, de 16 peticiones, ha efectuado 11, aunque en algunos casos el imputado se presentó de manera voluntaria.

PODRÍA INTERESARLE: UNOS 39 DETENIDOS EN NUEVO GOLPE A BANDA MS-13

Otro país que tiene previsto dar cooperación es Colombia. Según el ministro de Defensa de ese país, Luis Carlos Villegas, en 2017 esperan ejecutar 90 actividades más de capacitación a personal de seguridad en Centroamérica. Y en 2018, será un número similar adicional. La meta es que puedan llegar a los 20,000 agentes de seguridad que hayan recibido la capacitación.

LA PRENSA GRÁFICA intentó durante todo el día poder abordar a los funcionarios salvadoreños, pero en ningún momento hubo disponibilidad.

Kelly habló durante la conferencia final de que hace falta “limpiar la casa”, cuando una periodista de CNN le preguntó sobre las órdenes ejecutivas que protegen a los migrantes que llegaron en su infancia a estudiar (“dreamers”), pero no a los padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses. Kelly explicó que ambos grupos de población responden a objetivos diferentes.

El temor de más deportaciones masivas continúa merodeando como un fantasma entre las comunidades de latinoamericanos. A Kelly también se le consultó sobre lo que hasta el Gobierno de El Salvador ha dicho, en cuanto que las deportaciones pueden más bien entorpecer la búsqueda de un ambiente de seguridad ciudadana en el mediano plazo.

“La colaboración entre el Gobierno de Estados Unidos y los tres países de la región es muy cercana... Cuando tenemos operaciones en las que regresan personas (a su país de origen) dejamos claro quiénes son y cuáles antecedentes tienen. Son operaciones que desarrollamos con mucho cuidado y de manera respetuosa”, explicó el funcionario del gabinete de Donald Trump.

Uno de los temas que quedó prácticamente afuera es la próxima revisión del Estatus de Protección Temporal (TPS, siglas en inglés), que vence en marzo de 2018 para el caso salvadoreño. Este es un permiso migratorio especial que permite a 190,000 salvadoreños y 50,000 hondureños quedarse sin problemas en Estados Unidos, y además les abre la posibilidad de acceder a otro documento para trabajar en ese país. Al parecer, lo abordaron en reuniones bilaterales. “Vamos a trabajar en el tiempo que queda para darle una solución”, comentó Kelly.

Al inicio de la jornada, el titular de la DHS matizó el discurso. “No se equivoquen. Estados Unidos es un lugar amigable para los migrantes”. Aseguró que alrededor de 1.1 millones de personas, cada año, intentan cruzar la frontera para conseguir un estatus migratorio favorable. Las detenciones en frontera han bajado más del 70 %, pero también es cierto que ya van 10 personas fallecidas dentro de los centros de detención de migrantes.

Tanto Kelly como Osorio llamaron a no perder la esperanza y que se vieran en el espejo de Colombia. “Hace unos años me decían ‘lo que tú quieres hacer en Centroamérica es imposible’”, relató el secretario del DHS. El Triángulo Norte se caracterizaba por ser la región más violenta del mundo, con mayor cantidad de homicidios y con presencia de pandillas activas, al servicio del narcotráfico, de punta a punta. La referencia del cambio, para el secretario Kelly, es el país andino y cafetero. Pasó de ser una nación abatida por la violencia a ser una de las economías con mayor crecimiento en América Latina, y una potencia en turismo.

Es en México donde los inmigrantes pasan los más graves calvarios en su búsqueda de la frontera con Estados Unidos. Para Osorio, ya es hora de atacar la raíz del problema, “no simples paliativos” para la violencia y la migración. “Lo que está en juego es el bienestar de nuestras naciones, lo que pase ahora y en las siguientes décadas”, concluyó el secretario del Interior.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter