Lo más visto

Más de Internacionales

EUA ya no aceptará solicitudes de asilo en frontera

En una nueva escalada y en un cambio a su política de décadas, la norma aplicará incluso a niños no acompañados. México levantó la voz y se opuso a la medida.

Enlace copiado
Freno.  Un grupo de migrantes deja Juárez, en Chihuahua (México), y se entrega a la Patrulla Fronteriza en El Paso, Texas (Estados Unidos).

Freno. Un grupo de migrantes deja Juárez, en Chihuahua (México), y se entrega a la Patrulla Fronteriza en El Paso, Texas (Estados Unidos).

Enlace copiado

El Gobierno estadounidense inició gestiones para no aceptar más solicitudes de asilo de migrantes centroamericanos que llegan a la frontera, en una escalada importante de la batalla del presidente Donald Trump para frenar la cantidad de personas que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México.

Según la nueva norma publicada en el Registro Federal, los solicitantes que pasan primero por otro país no podrán pedir asilo en la frontera sur estadounidense. La regla aplica para cualquiera que llegue por la frontera con México. Algunas ocasiones llegan solicitantes de asilo de África, Cuba o Haití, pero recientemente la gran mayoría proviene de Centroamérica.

La norma, que deberá entrar en vigor este día, se aplica incluso a niños que hayan cruzado la frontera solos.

Hay algunas excepciones: si alguien ha sido objeto de trata, si el país que atravesó el migrante no firmó uno de los tratados internacionales importantes que rigen la gestión de los refugiados (aunque la mayoría de los países occidentales los han firmado) o si un solicitante buscó protección en un país, pero se le negó, entonces dicha persona todavía podría solicitar asilo en Estados Unidos.

Pero la decisión del gobierno del presidente Trump está destinada principalmente a poner fin a las protecciones de asilo, como sucede ya en la frontera sur. La decisión revertirá la forma como desde hace décadas Estados Unidos trata a los refugiados y representa una escalada incluso si se compara con otros esfuerzos para reducir el arribo de personas que vienen de países pobres o en guerra.

El secretario de Justicia, William Barr, dijo en un comunicado que la nueva medida es "un ejercicio legal de la autoridad" para reducir las solicitudes de asilo y agregó que Estados Unidos es un "país generoso" pero está "completamente abrumado" por la ola de migrantes que llegan a la frontera sur.

"Esta regla disminuirá el oportunismo de los migrantes económicos y de aquellos que buscan explotar nuestro sistema de asilo para conseguir el ingreso a Estados Unidos", expresó Barr en el comunicado.

El secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, declaró que la regla "ayudará a reducir un factor importante" en la migración irregular.

México reacciona

México avisó que no se convertirá en tercer país seguro para los migrantes centroamericanos que buscan refugio en territorio estadounidense y condenó la restricción de las peticiones de asilo.

"Es una limitación al derecho de asilo con la cual México no está de acuerdo. Nosotros tenemos un principio totalmente opuesto: es muy improbable que México le niegue asilo a una persona que lo solicite por persecución política", dijo el canciller Marcelo Ebrard.

Asimismo, en rueda de prensa en la capital mexicana, el secretario de Relaciones Exteriores descartó que las medidas anunciadas por Washington conviertan a México en "tercer país seguro" para migrantes, ya que no existe un acuerdo "bilateral" en ese sentido.

"No se trata de un tercer país seguro; (ello) requeriría que México esté de acuerdo y se pase un acuerdo jurídico por el Congreso de la Unión", expresó Ebrard.

De acuerdo con el canciller, si México fuera un tercer país seguro, ello supondría que los migrantes deberían pedir y pasar el proceso de asilo para entrar a Estados Unidos en territorio mexicano.

Sin embargo, varias ONG defensoras de los derechos de los refugiados difieren de este concepto y cuentan que, si México fuera considerado tercer país seguro, los migrantes que pisaran territorio mexicano deberían pedir asilo a México, ya que se entendería que en este país está garantizada su integridad.

Sea como sea, el anuncio de Trump no afecta a los miles de migrantes que ya se encuentran en México esperando audiencia para solicitar asilo en Estados Unidos, fruto de un acuerdo alcanzado en junio por ambos países.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines