Lo más visto

Edificios se desploman y causan pánico

Horas después del sismo, miles de personas no se atrevían a entrar a sus casas, asustados por el desplome de decenas de edificios en la ciudad.

Enlace copiado
Edificios se desploman y causan pánico

Edificios se desploman y causan pánico

Enlace copiado

El mismo día en que se cumplían 32 años del poderoso terremoto de 1985, que dejó saldo de miles de muertos, México sufrió un nuevo temblor de una magnitud de 7.1 en la escala de Richter que destruyó edificios y provocó un pánico generalizado con miles de personas en las calles temerosas de volver a sus casas.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, reportó derrumbes y fugas de gas en tantos puntos del país que no fue posible cuantificarlas de inmediato.

El sismo derrumbó al menos 38 edificios en distintas zonas de Ciudad de México, como las colonias Condesa, Del Valle, Narvarte, Centro, Coyoacán y Xochimilco, además de otras.

El movimiento también causó numerosos cortes en el servicio eléctrico, fugas de gas e interrumpió el servicio de telefonía, así como el del Metro.

Tras percibir el movimiento, ciudadanos que habitan y trabajan en edificios altos captaron los derrumbes de varios inmuebles en las colonias Condesa y Roma, afectadas en el sismo que ocurrió justo hace 32 años.

En el sur de la ciudad, en Coyoacán, la iglesia de San Juan Bautista sufrió daños en una de sus torres y en Xochimilco se cayó la parroquia de San Bernardino. En esta zona un videoaficionado registró el fuerte movimiento del agua de los canales. Un ola gigante cruzó de lado a lado y removió las tradicionales trajineras (chalupas).

En redes sociales se propagaron de inmediato alarmantes videos en el que las personas captaban el momento exacto del derrumbe de diferentes edificios. Las edificaciones caían como si de papel se tratara.

En todas las zonas afectadas hubo daños en edificios, algunos de los cuales quedaron colapsados. Se cayeron numerosas bardas y se desprendieron fachadas de departamentos y edificios públicos en una capital donde aún se respira el miedo.

Las actividades escolares fueron suspendidas hasta nuevo aviso, al igual que la sesión bursátil de Ciudad de México, para salvaguardar la seguridad del personal y de las instalaciones.

La ciudadanía de inmediato se dio a la tarea de asistir y brindar ayuda en los derrumbes y colapsos.

Se reportó también derrumbe de una escuela que causó un número indeterminado de niños bajo los escombros en Ciudad de México, donde los rescatistas trabajaban para tratar de sacarlos.

Los trabajos se hacen a marchas forzadas en el barrio de Coapa, del sur de la ciudad. La escuela Enrique Rebsamen tenía jardín de niños, primaria y secundaria distribuidos en dos edificios. Uno de los dos colapsó y el otro se mantiene en pie.

Lee también

Comentarios