Editores alertan sobre los riesgos que trae la era de la “posverdad”

Tener información con rapidez y abundancia es una ganancia para el público y el siguiente paso es agudizar los sentidos frente a la llamada “posverdad”.
Enlace copiado
Paradojas. La ventaja es que ahora cientos de miles de personas pueden reunir y compartir información, pero en la misma medida es más fácil manipular o forzar la interpretación de lo que se comparte.

Paradojas. La ventaja es que ahora cientos de miles de personas pueden reunir y compartir información, pero en la misma medida es más fácil manipular o forzar la interpretación de lo que se comparte.

Enlace copiado

Hay decenas de presidentes, funcionarios, empresarios y artistas que se han quejado con amargura de las diferentes notas periodísticas que no les favorecen.

Pero fue Donald Trump, actual presidente de Estados Unidos, quien hizo popular la expresión “fake news” (noticias falsas) y la llevó a una discusión más amplia. En medio del esfuerzo por contar con información confiable, apoyada sobre hechos concretos, reapareció un término que pocos manejaban: “posverdad”.

Los editores en la comunidad internacional ya activaron las alarmas. “Se acuerda el intercambio de conocimientos y herramientas para combatir las ‘fake news’, y denunciar los poderosos intereses que se esconden detrás de la desinformación, propaganda e instrumentalización de la información”, concluyeron los editores de diferentes medios reunidos en Colombia.

La semana pasada, 36 representantes de medios de comunicación se reunieron en el III Congreso de Editores de Medios CELAC-UE para hablar sobre los retos del periodismo.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) es un organismo regional del cual El Salvador es miembro y tienen una relación muy estrecha con otro bloque de países, la Unión Europea (UE).

En este encuentro, hubo consenso en cuanto a que los periodistas deben ayudar a desmantelar las interpretaciones forzadas que son tan fáciles de difundir en la era de la comunidad global.

“Con todo ello, se ha llegado a la paradójica situación de que la gente ya no se cree nada y a la vez es capaz de creerse cualquier cosa”.
Álex Grijelmo,  periodista y columnista de El País

En palabras breves y sencillas, la “posverdad” es valorar un hecho con emociones y prejuicios, hasta distraer la atención de la situación original.

Como parte del evento de la CELAC-UE, los asistentes participaron en un foro llamado El Periodismo en la Era de la “Posverdad”. ¿Cómo Enfrentarse a las Noticias Falsas?, a cargo del jefe de internacional de la Gazeta Wyborcza de Polonia, Maciej Stasinski.

Según el experto polaco, ni las noticias falsas ni la “posverdad” son nuevas. “La tecnología, la divulgación, la maquinaria que está detrás, a través de la superstición, magia, mentira, falsedad, propaganda y desinformación es lo realmente nuevo”, destacó el jefe de la Gazeta Wyborcza.

Los editores también señalaron en su decálogo de conclusiones: “Se denuncia la proliferación en las redes sociales de informaciones sin origen conocido, malintencionadas, interesadas y que en muchos casos suponen daños irreparables para las personas, los colectivos sociales, incluso para los países”.

También el periodista y columnista del periódico El País Álex Grijelmo explicó las diferentes maneras en que una información en particular puede terminar en la más confusa de las interpretaciones, siempre y cuando no se tenga cuidado. Para Grijelmo, las nuevas maneras de compartir información se distinguen por “la masificación de las creencias falsas y en la facilidad para que los bulos prosperen”. Un bulo es una situación falsa que se convierte en noticia por culpa de múltiples errores a la hora de publicarla.

Grijelmo describe, por ejemplo, cómo la insinuación puede llegar a deformar la explicación verídica de un hecho. Menciona el caso de Iván Cuéllar, cuando era portero del Real Sporting de Gijón. En una ocasión, al bajar de un bus dirigió su mirada a un grupo de aficionados. Los medios insinuaron que su mirada era desafiante, pero Cuéllar –más los videos de ese momento– mostraron que él estaba atento a una persona en el público que sufría un ataque epiléptico.

Grijelmo de igual manera señala que otras maneras en que opera la “posverdad” son la falta de contexto al publicar, los sobrentendidos o presuposiciones y darle excesiva importancia a los detalles que se pueden pasar por alto.

Así, el periodista explicó que las consecuencias de no corregir estos errores pueden conducir a mentiras y censuras de alcance masivo. “La gente se da cuenta pronto de que es arriesgado sostener algunas opiniones, y desiste de defenderlas para mayor gloria de la ‘posverdad’, la ‘posmentira’ y la ‘poscensura’. Así, el círculo de la manipulación queda cerrado”, sostiene Grijelmo, a manera de advertencia.

Por su parte, los editores de la CELAC-UE señalaron: “Los periodistas han de contribuir eficaz y decisivamente en la construcción de un mundo mejor informado, más formado y sanamente entretenido”.

 

36
 miembros de medios de comunicación se reunieron en el III Congreso de Editores de medios CELAC-UE.


45%
 de los adultos en Estados Unidos consulta las noticias a través de un dispositivo móvil, datos a 2017, según el Pew Research Center.


Congreso  editores
Abogaron por defender la libertad de expresión.
Preocupan los colegas
Los miembros de la CELAC-UE fueron claros en expresar su preocupación por la presión que ejercen los gobiernos sobre las publicaciones, los asesinatos de periodistas y las intimidaciones.
Hace falta mayor apoyo
En sus conclusiones, los editores indicaron que “se solicita el amparo de los poderes públicos para el libre ejercicio de la comunicación por parte de los profesionales”.
Trabajo en equipo
Acordaron también crear un banco “de artículos de documentación, reportajes, opinión, imágenes, etc., que pueda ser compartido libremente por los medios”.

Lee también

Comentarios

Newsletter