El Vaticano denuncia campaña contra pontífice

Uno de los sacerdotes jesuitas secuestrados durante la dictadura señaló que hace tiempo se reconcilió con el papa.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Vaticano calificó ayer de campaña anticlerical las acusaciones que buscan una conexión con la dictadura militar argentina en el pasado del papa Francisco.

El ruido en torno de la figura de Jorge Mario Bergoglio –hoy Francisco– y su presunta connivencia con el gobierno de facto argentino de 1976 a 1983 llevó al Vaticano a desmentir esas informaciones, que definió como “calumniosas y difamatorias”.

La Santa Sede aludió al secuestro de los sacerdotes jesuitas Francisco Jalics y Orlando Yorio en 1976, cuando Bergoglio era provincial de los jesuitas en Buenos Aires y fue criticado por haber hecho la vista gorda.

“No ha habido nunca una acusación concreta y creíble en su contra. La justicia argentina lo ha interrogado una vez, pero solo como persona conocedora de hechos, nunca ha sido imputado”, dijo el Vaticano en un comunicado leído por el vocero, Federico Lombardi.

En otro comunicado, el padre Jalics, que ahora tiene 80 años, afirmó que se había reconciliado con Bergoglio hace tiempo por ese episodio.

Además, el sacerdote jesuita José Luis Caravias, nacido en España pero residente en Paraguay, afirmó ayer que el papa Francisco le salvó al vida cuando fue perseguido por la dictadura argentina de Alfredo Stroessner (1954-1989).

Las opiniones difieren sobre la responsabilidad del nuevo pontífice en torno del oscuro apoyo que la Iglesia católica argentina brindó a la dictadura, que secuestró y mató a miles de personas en la llamada guerra sucia.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter