Lo más visto

Más de Internacionales

El dedo travieso de Ben

Para matar el tiempo o mejor dicho, por travieso, un niño comenzó a introducir los dedos de su mano derecha en unos agujeros que se encontraban en una banca. Todo iba bien mientras sacaba y metía sus dedos en cada agujero hasta que, sin previo aviso, uno de ellos se le atoró.
Enlace copiado
El dedo travieso de Ben

El dedo travieso de Ben

El dedo travieso de Ben

El dedo travieso de Ben

El dedo travieso de Ben

El dedo travieso de Ben

El dedo travieso de Ben

El dedo travieso de Ben

Enlace copiado
Una banca de metal en un centro comercial de la ciudad de Eagan, Minnesota, fue la peor pesadilla para el niño Ben Doole, quien estaba tranquilamente sentado esperando a que su hermano Jack terminara de comprar en la tienda "Finish Line".

Para matar el tiempo o mejor dicho, por travieso, comenzó a introducir los dedos de su mano derecha en unos agujeros que se encontraban en la banca. Todo iba bien mientras sacaba y metía sus dedos en cada agujero hasta que, sin previo aviso, uno de ellos se le atoró.

"No es nada grave", pensó. Al llegar su hermano le sugirió lubricar su dedo con gel desinfectante de manos para sacarlo fácilmente. Por desgracia, la situación empeoró, ya que con la fricción y el jaloneo su dedo anular comenzó a inflamarse a tal punto, que ya no pudieron hacer nada.

Para ese momento los encargados de la seguridad de la tienda ya se habían dado cuenta de que algo malo sucedía, se acercaron y al percatarse de la gravedad del caso inmediatamente llamaron a los bomberos. Una vez allí los socorristas decidieron que tenían que sacar el banco y a Ben de la tienda de ropa.

Los paramédicos batallaron durante dos horas cortando la estructura metálica del banco y finalmente liberaron al muchacho. La lección fue aprendida por Ben "no andar metiendo los dedos donde no debe".

Ben pensó que nadie se había dado cuenta, pero para ese momento su hermano ya había subido imágenes a Snapchat y todos sus amigos ya se habían enterado en "vivo" de la penosa experiencia del chico.





Como es costumbre en estas situaciones en EUA suelen aparecer estas preguntas ¿Quién pagará la banca? o ¿demandará la familia de Ben a la tienda por tener bancas con ese tipo de agujeros?. Lo que sí podemos decir es que pronto en la bancas habrá un rótulo que diga "por favor no inserte sus dedos en los agujeros".

Tags:

  • agujero
  • ben doole
  • minnesota

Lee también

Comentarios