Loading...

El mundo andino celebra el Año Nuevo 5,530 con ritos y ofrendas

Las personas esperaban los primeros rayos del sol ataviados de chalinas, gorros de lana, ponchos e incluso tomando bebidas alcohólicas para combatir el frío y el sueño.

Enlace copiado
EFE/ Martin Alipaz

EFE/ Martin Alipaz

Enlace copiado

Decenas de bolivianos esperaron toda la noche despiertos en la ciudadela prehispánica de Tiahuanaco para celebrar el Año Nuevo Andino Amazónico y recibir la energía de los primeros rayos del sol del año 5,530, en medio de pedidos de armonía y unidad del país.Las fogatas ardieron durante toda la madrugada del martes mientras sacerdotes aymaras rezaban oraciones a la espera de los primeros rayos de tata Inti -el Padre Sol- en el solsticio que marca el inicio del Año Nuevo Andino, una celebración de raíces ancestrales muy popular en Bolivia. 

EFE/ Martin Alipaz

Según las creencias de los pueblos andinos, tras la noche más larga del año y con temperaturas gélidas el astro rey regresa cargado de buena energía. 

Miles de personas se congregaron en los cerros, en centros ceremoniales o en miradores de la ciudad para recibir los primeros rayos con las manos alzadas. 

EFE/ Martin Alipaz

A pesar de ser una de las noches más frías del año, decenas de personas, especialmente jóvenes, llegaron hasta Tiahuanaco, a unos 80 kilómetros de La Paz, la sede central de los actos de celebración del Año Nuevo Andino Amazónico.Las personas esperaban los primeros rayos del sol ataviados de chalinas, gorros de lana, ponchos e incluso tomando bebidas alcohólicas para combatir el frío y el sueño.

EFE/ Martin Alipaz

“Estamos en una waka (lugar sagrado) para celebrar un nuevo año andino y pedimos paz, salud y unidad para todos los bolivianos”, dijo Adelayda López, una amauta -sacerdote aymara- ataviada con tejidos aymaras para la celebración en el barrio Corazón de Jesús, donde se alza un Cristo al borde un acantilado que separa a La Paz de su vecina El Alto. 

En tanto, los sacerdotes indígenas empezaban a preparar las ofrendas para la Madre Tierra y así comenzar con los actos ceremoniales.El Willkakuti o "retorno del sol", en aimara, también marca la finalización del tiempo de cosecha y comienza un nuevo ciclo agrícola, por lo que también constituye una especie de solicitud de permiso a la Pachamama para agradecer por los beneficios de la tierra y prepararse para una nueva etapa de producción de alimentos.En los últimos años la celebración se ha extendido a regiones de los valles y de la Amazonia.

Tras la puesta del sol los creyentes bailan alrededor de la fogata donde ardieron las ofrendas a la Pachamama -Madre Tierra- mientras el amauta Víctor Machaca aviva el fuego con alcohol. 
“Esto ha cruzado fronteras y ahora se celebra en todo el continente. Es el nacimiento del Sol. Desde nuestros abuelos tiwanakotas siempre se ha celebrado, es nuestro horizonte. Hoy debemos recibir las energías positivas para tener mejores condiciones de vida. Eso es el año nuevo andino: vivir bien, en paz y armonía”, dijo Machaca a The Associated Press. 

“Mantenemos viva nuestra cultura y nuestras creencias”, sostuvo el creyente Luis Gutiérrez. 


BUENOS PRESAGIOS

El mandatario de Bolivia, Luis Arce, junto al presidente de la Cámara de Diputados, el oficialista Freddy Mamani Laura, llegaron hasta Tiahuanaco para recibir la energía del sol.Luego llegó el expresidente Evo Morales acaparando el protagonismo del acto central, mientras que las personas gritaban "Evo, Evo" y también fue invitado para participar en la ceremonia.

EFE/ Martin Alipaz

Todos participaron en las ofrendas a la Pachamama o Madre Tierra, que consistió en realizar una especie de hoguera, a la que se le ponen trozos de incienso, figuras multicolores que representan los pedidos al sol, acompañado de un "sullu" o un feto de llama disecado.

EFE/ Martin Alipaz

En medio de los rituales ancestrales, el alba ya se notaba en el horizonte y los asistentes empezaban a sacarse los guantes de lana para alzar sus manos y que sus palmas se llenen de la nueva energía de este nuevo año 5,530.En las zonas rurales del altiplano, a casi 4,000 metros de altitud, los indígenas hicieron ofrendas a la Pachamama por las buenas cosechas y pidieron un buen año en estas tierras semiáridas difíciles para la agricultura. 

"Un año nuevo que siempre nos brinda esperanza a todos y a todas, un año nuevo donde hay buenos presagios, donde sabemos que habrá una nueva cosecha y una buena siembra", comentó Arce en su discurso."Este año nuevo significa, hermanas y hermanos, cada vez más hermandad, más armonía, más unidad entre todos y cada uno de nosotros", recalcó el mandatario.

Por su parte, Morales pidió "que los rayos del sol iluminen nuestro camino! ¡Feliz Willka Kuti!", en un mensaje posterior en su cuenta de Twitter.En tanto, algunos de los participantes aprovechaban el momento para pedirle al dios Inti, como se llama el sol, que cumpla sus deseos para este nuevo ciclo en el que pidieron armonía en el país.

Es el caso de René Cruz, que contó a Efe que cada año recibe los rayos del sol para "recargar energía" y pedir prosperidad, armonía y unidad en el país.Al terminar la ceremonia, todos aplaudieron para celebrar este nuevo ciclo y luego algunos indígenas bailaron al son de la música autóctona, con tambores y quenas como parte de la celebración.

Este tipo de ceremonias se replicaron en el país, en el que todos los ministros participaron desde distintos puntos o apachetas, lugares sagrados, para ser parte de esta festividad.

La celebración también es popular en el norte de Chile y el sur de Perú y coincide con el solsticio de invierno en el Hemisferio Sur. Este año estaban listos al menos 222 sitios ceremoniales en toda Bolivia para que tanto en la ciudad y en el campo puedan ser parte de estos rituales.Entre los puntos donde se realizó esta ceremonia está el fuerte de Samaipata en Santa Cruz, en Sipe Sipe en Cochabamba, cerca del lago Titicaca, en algunos miradores en la ciudad de La Paz.

En 2009, el Gobierno de Evo Morales bautizó la fiesta como "Año Nuevo Andino Amazónico" y decretó que cada 21 de junio sea festivo nacional.En Bolivia es feriado y el epicentro de la celebración en el pueblo arqueológico de Tiwanaku, 65 kilómetros al suroeste de La Paz, donde floreció una de las culturas más importantes y antiguas de las tierras andinas unos 1.500 años AC. 

En ese pueblo, donde se alzan centros ceremoniales de piedra como la llamada Puerta del Sol, la celebración se prolongó con música y danzas autóctonas aymaras y una comida colectiva que se sirvió encima de tejidos sobre el piso de tierra. 

Según los creyentes la celebración marca el año 5530, pero para el historiador Fernando Cajías el cálculo no tiene base científica. La cultura más antigua en esta región es de hace 1,500 años AC a los que hay que sumarles los 2022 del calendario romano. “Los cálculos no dan”.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • Año Nuevo Andino
  • Bolivia
  • Año nuevo Andino Amazónico

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines