El papa Francisco viaja por quinta vez a su América Latina

La cabeza de la iglesia Católica y primer papa latino llega mañana a Colombia.
Enlace copiado
Enlace copiado
Apenas cuatro meses después de convertirse en Francisco, Jorge Bergoglio, el primer papa latinoamericano de la historia, emprendió en julio de 2013 un viaje que lo llevó precisamente a su continente natal.

Francisco visitó aquella vez Brasil y después viajó en una misma gira a Ecuador, Bolivia y Paraguay, para retornar por tercera vez en la región a Cuba y después a México. Mañana aterrizará por quinta vez para cumplir una visita a Colombia.

En julio de 2013 asistió a la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro, donde agradeció que la “amorosa providencia de Dios” lo hubiese enviado a su región en ese primer viaje. “Dios ha querido que el primer viaje internacional de mi pontificado me ofreciera la oportunidad de volver a la amada América Latina”, dijo el papa argentino.

En sus intervenciones abogó para que los jóvenes no se dejen seducir por “ídolos pasajeros”, como el dinero, el éxito, el poder y el placer, para lo cual dio una receta: “Mantener la esperanza, dejarse sorprender por Dios y vivir con alegría”. También le pidió a la iglesia Católica “que deje la comodidad y salga a la calle” para que no termine convirtiéndose en una ONG (organización no gubernamental).

En 2015 estuvo en Ecuador, Bolivia y Paraguay.

Francisco defendió en Quito el carácter revolucionario de la evangelización. “Evangelizar es tan nuevo y apremiante como aquellos deseos de independencia. Tiene el mismo fuego que atrae”, dijo el papa en una misa campal al referirse a los dos siglos de independencia de los países latinoamericanos.

El papa agregó que evangelizar es la entrega que los seres humanos pueden dar a sus semejantes porque “darse significa dejar actuar en uno mismo toda la potencia del amor, que es espíritu de Dios”. En Bolivia, llamó a mantener la unidad familiar y respetar el medio ambiente, pero tal vez lo que más se recuerda de esa visita es su pedido de perdón a los pueblos indígenas por el rol de la iglesia Católica en la conquista.

“Pido humildemente perdón no solo por las ofensas de la propia Iglesia, sino por los crímenes contra los pueblos originarios (...) Se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios”, dijo. Al cierre de su gira, Francisco arremetió en Paraguay contra la corrupción.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter