El presidente catalán Carles Puigdemont responde a Rajoy sin aclarar si declaró o no la independencia de su región

A pocas horas de que venza el plazo, el líder catalán Puigdemont envió su respuesta al presidente español pero en vez de aclarar si declaró o no la independencia de forma unilateral, insistió en apelar al diálogo y solicitó una reunión "lo antes posible".

Enlace copiado
Enlace copiado
ultima hora
BBC

El presidente del gobierno de Cataluña, Carles Puigdemont, respondió este lunes el requerimiento hecho por el gobierno español con una carta en la que sin embargo, no aclaró si el martes pasado declaró la independencia o no.

Puigdemont, en cambio, apeló al diálogo y aseguró que la prioridad de su gobierno es "buscar con toda la intensidad" esta vía.

El líder regional pronunció el pasado martes en el Parlamento de Cataluña un discurso ambiguo en el que "asumía" el "mandato" del pueblo catalán de separarse de España y conseguir una república independiente.

Aunque de inmediato anunció que suspendería su ejecución durante varias semanas .

El presidente español, Mariano Rajoy, le pidió al día siguiente que despejara las dudas y aclarara si había realizado una declaración unilateral de independencia (DUI) .

Esta solicitud es el primer paso que el gobierno debe dar para activar el artículo 155 de la constitución española, que le permitiría adoptar "las medidas necesarias" para forzar a Cataluña a cumplir con lo que estipula la carta magna, que no admite una DUI.

Puigdemont tenía de plazo hasta este lunes para contestar el requerimiento y hasta el jueves para dar marcha atrás con sus planes de secesión.

El presidente catalán, sin embargo, optó por no responder de forma directa y, por el contrario, afirmó que su discurso en el Parlamento fue "una oferta sincera de diálogo" hecha "a petición de numerosas personalidades e instituciones internacionales, españolas y catalanas".

No es debilidad

Puigdemont insistió en que esta oferta no fue "una demostración de debilidad" sino "una propuesta honesta" parar arreglar la relación entre Cataluña y el Estado español que "lleva bloqueada" "muchos años".

La suspensión de cumplir con ese "mandato" demuestra, según él, su "firme voluntad de encontrar una solución".

El líder catalán se mostró también "sorprendido" por que se haya puesto en marcha el artículo 155 .

Recordó la violencia con la que la policía trató a los ciudadanos que habían asistido a votar en el referéndum del 1 de octubre, prohibido por la justicia española.

Tras enumerar los resultados de esos comicios, concluyó que " aceptar la realidad es el camino para resolver los problemas".

Puigdemont pidió a Rajoy "soluciones políticas que estén a la altura" de la trascendencia de la situación y " hablar como lo hacen las democracias consolidadas "

Con este fin, le solicitó dos cosas.

La primera, que " revierta la represión contra el pueblo y el gobierno de Cataluña ": que deje de levantar cargos contra los impulsores del proceso independentista y el jefe de los Mossos d'Esquadra y le devuelva a la Administración regional el control de todas sus cuentas bancarias .

La segunda, que concrete una reunión "lo antes posible" para "explorar los primeros acuerdos".

Puigdemont le pidió a Rajoy que no dejara que la situación se deteriorara aún más, pero dejó claro que su propuesta de diálogo es "incompatible" con lo que él describe como un "clima de creciente represión y amenaza".

De momento, la única reacción a este escrito por parte del gobierno central ha venido del ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.

Dastis consideró que el texto de Puigdemont "no constituye una respuesta" al requerimiento del Gobierno, ya que "no ha suministrado la claridad que se le pedía " y han prevalecido "las influencias más radicales", según informó la agencia de noticias Europa Press.

El ministro aseguró que el Ejecutivo central dará una contestación oficial a las 10.00 am, hora española, cuando venza oficialmente el plazo.

Lee también

Comentarios

Newsletter