El veto migratorio de Trump entró en vigor de forma parcial

El Ejecutivo dio a los funcionarios consulares la posibilidad de hacer excepciones al veto.
Enlace copiado
El veto migratorio de Trump entró en vigor de forma parcial

El veto migratorio de Trump entró en vigor de forma parcial

El veto migratorio de Trump entró en vigor de forma parcial

El veto migratorio de Trump entró en vigor de forma parcial

El veto migratorio de Trump entró en vigor de forma parcial

El veto migratorio de Trump entró en vigor de forma parcial

Enlace copiado
El veto del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a los refugiados y ciudadanos de seis Estados de mayoría musulmana comenzó a aplicarse desde ayer con algunas excepciones que han causado polémica y que permitirán, por ejemplo, la entrada de quien tenga una nuera viviendo en ese país, pero no de quien tenga un abuelo.

El veto migratorio entró este jueves en vigor a las 20 hora local de Washington y afecta también a los refugiados y musulmanes que no tengan una relación “formal” con empresas e instituciones educativas de EUA, según informaron en una conferencia telefónica funcionarios que pidieron el anonimato.

“Vivimos en un tiempo muy peligroso y el Gobierno de Estados Unidos necesita todas las herramientas a su disposición para evitar que los terroristas entren al país y desaten la violencia”, dijo uno de los empleados públicos durante la llamada.

La implementación es posible gracias al Tribunal Supremo, que el pasado lunes permitió la entrada en vigor de algunas partes del veto, destinado a prohibir durante 120 días la entrada de refugiados y durante 90 días el ingreso de los nacionales de seis países de mayoría musulmana: Irán, Somalia, Sudán, Siria, Yemen y Libia.

De manera amplia, el Supremo determinó que Trump puede negar la entrada a Estados Unidos a cualquier persona que no pueda comprobar a las autoridades que tiene un vínculo “genuino” con el país, es decir, que no tengan familia o que no tengan planes para trabajar o estudiar en el país.

El Tribunal Supremo dejó en manos del Gobierno la definición exacta de esos límites y, por ello, el Departamento de Estado envió ayer por la noche nuevas directrices a las embajadas y los consulados de EUA para informarles cómo implementar la orden ejecutiva de Trump.

Esas directrices establecen que los que quieran ingresar a Estados Unidos deberán demostrar una relación con padres, cónyuges, hijos, yernos, nueras o hermanos que ya estén en territorio estadounidense.

Excluidos de esa categoría de “familiares cercanos” quedan los abuelos, nietos, tíos, sobrinos y primos, que no podrán servir de ancla a sus familiares en el exterior para tramitar su entrada en condiciones legales.

En sus directivas, el Departamento de Estado otorga a los funcionarios consulares la posibilidad de hacer excepciones y otorgar visados si los solicitantes son, por ejemplo, niños o “individuos que necesitan atención médica de manera urgente”.

Además, no se revocarán los visados ya aprobados, con lo que se trata de evitar el caos que provocó en aeropuertos de todo el mundo la implementación del primer veto que proclamó Trump el 27 de enero.

Ese veto estará vigente hasta que el Tribunal Supremo emita una decisión o sentencia, que estudiará posiblemente durante la primera semana de octubre, según dijo un funcionario.

Lee también

Comentarios

Newsletter