Lo más visto

El veto trastoca vida de refugiados

Personas que han servido a EUA están entre los afectados.
Enlace copiado
Enlace copiado
Un médico que salvó vidas en Siria y un hombre que preparó miles de comidas para soldados estadounidenses en Irak estaban entre los que vieron sus vidas arrojadas al limbo cuando una orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prohibió la entrada al país a los viajeros de siete países de mayoría musulmana.

El decreto dejó varadas en países de todo el mundo a personas con visas válidas, y en algunos casos separó a madres de sus hijos pequeños y a maridos de sus esposas.

“Me quedé en shock. Ella tiene un visado y le dicen que no puede ir”, dijo Ahmed Ali, hablando por teléfono desde un hotel en el país africano de Yibuti, después de que las autoridades se negaron a permitir que su hija de 12 años, Eman, subiera con él a un avión a EUA.

Ali, su esposa y sus dos hijos mayores son ciudadanos de Estados Unidos, pero Eman nació en Yemen y ha vivido ahí con sus abuelos.

Ali, de 38 años, vive en Los Banos, California, y es encargado en una tienda de alimentación. Después de cinco años de esfuerzos, el jueves consiguió un visado para Eman. Pero el sábado, cuando intentaron viajar, ya no era válido y su padre dijo no estar seguro de qué hacer ahora. Entre tanto, le preocupa perder su empleo si no regresa pronto a casa.

“Es racista”, dijo sobre la orden. “Nos persiguen por nuestra nacionalidad y religión”. Una opinión en la que no está solo.

Lee también

Comentarios