Elecciones regionales en Venezuela: entre denuncias de irregularidades e insistentes llamados a votar transcurren los comicios decisivos para el chavismo y la oposición

Los venezolanos acuden a las urnas para elegir a los gobernadores de los 23 estados del país. La jornada ha estado marcadas por las denuncias de la oposición de supuestas irregularidades y los llamados del gobierno para que los candidatos elegidos juren ante la oficialista Asamblea Nacional Constituyente.

Enlace copiado
Enlace copiado
cola en centro de votaciones
AFP
En
varios centros de votaciones, los electores tuvieron que esperar por horas para ejercer el sufragio.

Venezuela vuelve a las urnas.

A menos de tres meses de la polémica elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), miles de venezolanos votaban este domingo por los gobernadores de los 23 estados del país, en una jornada marcadas por las denuncias de la oposición de supuestas irregularidades y llamados del gobierno para que los candidatos elegidos juren ante la oficialista ANC, dominada totalmente por el por el oficialismo.

La apertura de algunos centros de votaciones a las 06:00 (hora local) en casi la totalidad de los estados se vio retrasada por el impedimento del acceso de testigos acreditados y fallas en el servicio eléctrico o en la instalación de las máquinas de votación.

De acuerdo con la prensa local, en algunos colegios tomó hasta tres horas establecer las condiciones para el inicio de las votaciones, que hasta las 11:00 (hora local) solo registraban un 50% de participación , según estimaciones previas.

Más de 18 millones de venezolanos están llamados a votar en estos comicios, en los que el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición miden el pulso del apoyo popular luego de cuatro meses de protestas y un agravamiento de la situación política, económica y social del país.

Por ello, tanto la oposición como el oficialismo han coincidido en los reiterados llamados a sus seguidores para evitar que la abstención, como suele suceder en este tipo de votaciones, sea la principal ganadora de los comicios.

El gobierno, por una parte, asegura que el voto garantizará la paz en el país, y llama a sus adeptos a sumarse a la "celebración" y la "fiesta electoral" de este domingo.

La oposición, por su lado, asegura que los comicios, que debieron celebrarse en diciembre de 2016, son la oportunidad para arrebatar al oficialismo el poder sobre el gobierno regional y fortalecer sus fuerzas con vistas a las elecciones presidenciales que, según la Constitución, deberían tener lugar el próximo año.

Las votaciones, que debieron celebrarse inicialmente en diciembre de 2016, tienen lugar en un momento crítico para el país, afectado en los últimos tiempos por una alta división política y una aguda crisis económica, elevada inflación y escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos.

hombres miran padrón electoral
AFP
Los
votantes de más de 250 colegios electorales fueron reubicados a última hora.

Supuestas trabas

El presidente Nicolás Maduro aseguró que las elecciones eran una muestra de la democracia que vive su nación mientras la oposición denunció trabas del gobierno para el ejercicio del derecho al voto y supuestas violaciones a la ley electoral.

Los comicios han sido cuestionados desde antes de su inicio por la inhabilitación de candidatos, el uso de confusas papeletas de votación y otros elementos que incluyen:

  • la reubicación a menos de 72 horas de la elección de más de 250 centros de votación, muchos de ellos en zonas tradicionalmente opositoras y en los que votaban alrededor de medio millón de personas.
  • la trasmisión por medios estatales de propaganda electoral oficialista prohibidos por la ley desde el jueves.
  • la presencia de "colectivos" (motorizados) adeptos al oficialismo en colegios electorales opositores.
  • la falta de transparencia con el sistema electoral, tras las denuncias de manipulación de datos en las votaciones de julio pasado para la constitución de la Asamblea Constituyente.

Jurar ante la ANC

Tras ejercer el voto, el primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, reiteró que los ganadores en los comicios regionales deben ser juramentados ante la ANC.

"Al ganar tiene que ir a juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para poder asumir el cargo", dijo a periodistas después de votar en el estado oriental de Monagas.

Añadió que incluso los votantes que no son chavistas al participar en los comicios están validando a la Constituyente, electa el pasado 30 de julio y conformada únicamente por seguidores del gobierno.

Encuesta: elecciones regionales en Venezuela
BBC

"Ojalá que una vez que el CNE (Consejo Nacional Electoral) dé los resultados (estos) sean respetados, no hemos conseguido todavía a estas alturas del partido que la oposición diga que va a respetar los resultados electorales. Recordemos que ellos solo reconocen los resultados si les son favorables", señaló.

El CNE quedó en entredicho en agosto pasado, luego que la empresa encargada de la maquinaria electoral denunciara que había manipulado los datos del conteo de votos en la participación para la elección de la ANC.

Seguidores del chavismo salieron a las calles para mostrar su apoyo al gobierno.
AFP
Seguidores
del chavismo salieron a las calles para mostrar su apoyo al gobierno.

La oposición venezolana, reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no reconoce a la ANC por considerar que el proceso de convocatoria, elección y establecimiento de este organismo fue fraudulento.

El jefe de campaña de la MUD, Gerardo Blyde, insistido en que ningún gobernador electo de la oposición se someterá a una ANC cuya legitimidad no reconoce.


La clave de la participación: análisis del corresponsal de BBC Mundo en Venezuela, Daniel García Marco

Los analistas y las encuestas coinciden en que la oposición obtendrá más votos en las regionales de este domingo, pero que el tamaño de esa mayoría dependerá de la participación.

Por ello, la oposición se centra en evitar la abstención. Este domingo dispuso de autobuses para desplazar a aquellos votantes afectados por la polémica reubicación de centros de votación.

Miles de electores no podía votar en su centro más cercano y habitual y tuvieron que desplazarse kilómetros para llegar a otra zona menos conocida.

Habitantes de la zona de Macaracuay se tuvieron que desplazar hasta el popular barrio de Petare para ejercer su voto. Allí esperaron hasta tres horas, según me contaron varias personas que hacían la fila pacientemente.

"Aunque hubiera tenido que venir de rodillas", me dijo Pedro, convencido de votar por la oposición en el estado Miranda, que comprende varias zonas de Caracas.

La oposición sueña con una participación de más del 60%.

Pero la baja participación también puede llegar a ser un problema para el chavismo en un momento de descontento social. "La abstención nos está matando", dice Yanet, bajo una pequeña carpa oficialista junto a un centro electoral para explicar la caída del chavismo en una zona popular como Petare.


Lee también

Comentarios

Newsletter