Lo más visto

"Ella puede ganar" a Trump: La idea que divide a los demócratas

El obstáculo para las precandidatas es la percepción: el 71 % dice que les gustaría una presidenta, pero solo el 33 % opina que a sus vecinos también.

Enlace copiado
Compiten.  Las senadora  Elizabeth Warren presume de tener lo que se necesita para derrotar al actual presidente, Donald Trump.

Compiten. Las senadora Elizabeth Warren presume de tener lo que se necesita para derrotar al actual presidente, Donald Trump.

Enlace copiado

"¡Yo creo que ella puede ganar!", coreaba la multitud embutida en un gimnasio en uno de los últimos mítines de Elizabeth Warren. El mantra ayudaba, quizás, a digerir la mezcla de ilusión y ansiedad que genera en Estados Unidos la posibilidad de apostar de nuevo por una mujer como candidata presidencial.

Sheela Ahluwalia esperaba pacientemente la llegada de Warren. Para verla llevaba un bolso de la campaña presidencial que respaldó en 2016, aquella cuya inesperada derrota de Hillary Clinton ante Donald Trump dejó noqueadas a muchas mujeres del país.

Cuatro años después, Ahluwalia se niega a interpretar el fracaso de Hillary como un revés en el camino para romper el techo de cristal. Por qué no verlo, en cambio, como un paso de gigante.

"Creo que (Clinton) hizo que fuera más fácil que otras mujeres compitan por la Presidencia, porque demostró que una mujer podía lograr la candidatura del partido", explicó esa votante a Efe desde el abarrotado gimnasio que Warren eligió para su mitin en Virginia, uno de los primeros estados en votar en las primarias demócratas.

Con cuatro hombres disputándose el título de favorito en las primarias, las tres precandidatas que siguen en la lista -las senadoras Elizabeth Warren y Amy Klobuchar, y la congresista Tulsi Gabbard- han sentido la necesidad de explicar a menudo por qué merece la pena optar por una mujer para enfrentarse a Trump en noviembre.

"¡Las mujeres fuertes consiguen resultados!", exclamó Warren al subir al escenario en Virginia el pasado jueves. La llegada de Trump al poder en 2017 dio alas al movimiento feminista y repercutió en la elección al Congreso de un récord de mujeres en las elecciones legislativas de 2018, pero trasladar esa energía a la carrera a la Casa Blanca es más complicado, dada la profunda crisis existencial que atraviesa el Partido Demócrata.

"Los demócratas están muertos de miedo por la posibilidad de perder de nuevo las elecciones. Sienten terror de no tomar la decisión correcta", dijo a Efe la directora del Centro de Mujeres y Política en la Universidad de Rutgers (Nueva Jersey), Debbie Walsh.

"La impresión de que otros no están preparados puede ser un factor más importante que la reticencia de cada uno a votar por una mujer", afirmó a Efe una experta en el liderazgo político de las mujeres, Farida Jalalzai, de la Universidad Estatal de Oklahoma.

El difuso concepto de la "elegibilidad" de los precandidatos suele beneficiar a quienes se perciben como una "opción segura", es decir, a los hombres que han ocupado durante siglos la Presidencia de Estados Unidos, y siembra dudas sobre las opciones de los grupos que nunca han llegado al poder, como las mujeres, explicó Jalalzai.

Sin embargo, tras la mayúscula sorpresa política que supuso la elección de Trump en 2016, cada vez más votantes se niegan a incluir ese factor en su toma de decisiones.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines