Lo más visto

Emergencia en ruinas Machu Picchu por huelga

Joya nacional recibe a cerca de 1.7 millones de visitantes anuales. Más de 800,000 son extranjeros.
Enlace copiado
Enlace copiado
El gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski suspendió ayer la libertad de reunión y otros derechos ciudadanos en la joya del turismo peruano, la ciudadela inca de Machu Picchu, y otras zonas del sureste del país debido a una extensa huelga de maestros que protestan en los alrededores.

En un decreto supremo que lleva la firma de Kuczynski y su primer ministro, Fernando Zavala, se declaró el estado de emergencia por 30 días en los distritos de Machu Picchu y en Juliaca, la ciudad comercial más importante del altiplano cerca del lago Titicaca.

Según las leyes de Perú, el estado de emergencia contempla la ayuda de militares a la Policía en el control del orden público, así como restricciones a ciertos derechos constitucionales, como la libertad de reunión, el libre tránsito, la libertad personal y a la inviolabilidad de domicilio.

Más de 20,000 maestros de escuelas de esas zonas ubicadas en el sureste peruano protestan por más de un mes porque no logran un acuerdo con el gobierno de Kuczynski para aumentar sus remuneraciones, que no superan los $600, una de las cifras más bajas entre los funcionarios locales.

Hace una semana, una protesta similar dejó sin tren por dos días a miles de turistas internacionales que buscaban llegar a la ciudadela de piedra inca, mientras el domingo seis profesores huelguistas llegaron hasta las famosas ruinas, pero fueron retirados por la policía.

El miércoles otros profesores quemaron neumáticos en las afueras del Aeropuerto Internacional Inca Manco Cápac de Juliaca, a pocos kilómetros del lago Titicaca.

La ciudadela inca Machu Picchu luce estos días resguardo de policías armados con fusiles, según diversas imágenes de empresas de TV locales.
 

Lee también

Comentarios