Lo más visto

Más de Internacionales

En Turquía gana el sí por el sistema presidencialista

Los turcos votaron por entregar todo el poder al presidente. La oposición ha dicho que impugnará.
Enlace copiado
Enlace copiado
El referéndum constitucional de Turquía, que prevé entregar todo el poder ejecutivo al presidente, Recep Tayyip Erdogan, se ha saldado este domingo con una victoria del sí por un estrecho margen, y entre denuncias de manipulación de la oposición.

Según los datos anunciados al final de la jornada por la Junta Suprema Electoral, el sí ganó con una diferencia de 1.25 millones de votos, sobre un total de 56 millones de sufragios validados.

Los resultados preliminares de la agencia de noticias semipública Anadolu marcan un triunfo de la reforma con un 51.4 %, muy cercano al resultado vaticinado por varios sondeos en la semana previa a la cita con las urnas.

Tanto en la capital, Ankara, como en Estambul se impuso el no con pocas décimas por encima del 50 %, algo llamativo en dos ciudades gobernadas por alcaldes del Partido Justicia y Desarrollo (AKP), fundado por Erdogan y que gobierna Turquía desde 2002.

La tercera mayor ciudad turca, Esmirna, se pronunció por el no con un 68 % de los votos, mientras que amplias regiones de Anatolia central y oriental, feudos del AKP, votaron sí en una proporción del 70-75 %.

El no también se impuso en toda la costa mediterránea y en 10 provincias del sureste del país, de mayoría kurda y feudo del izquierdista Partido Democrático de los Pueblos (HDP).

Tanto Erdogan como el primer ministro, Binali Yildirim, se dirigieron a sus seguidores en sendos discursos públicos para felicitarse por el triunfo de la reforma, que el presidente definió como “histórica” y que dijo “traerá cambios profundos”.

Entre los 18 artículos que se reforman hay detalles como la ampliación del Parlamento de 550 a 600 escaños o la bajada de la edad para ser elegido diputado de los 25 a los 18 años, pero el principal es la abolición del puesto de primer ministro y la transferencia de todo el poder ejecutivo al presidente.

Esto permitirá al jefe de Estado gobernar durante dos mandatos de cinco años “sin rendir cuentas a nadie” y garantizar así la estabilidad de la nación, según había afirmado Erdogan en campaña.

Pero la oposición teme que este sistema facilitará un “régimen de un solo hombre” y abra la puerta a todo tipo de abusos de poder.

La mayoría de los votantes razonaban su decisión por su aceptación o rechazo de las políticas y la personalidad del presidente.
 

Lee también

Comentarios