Lo más visto

Endurecen restricciones en Hubei por el COVID-19

Una sola persona de cada familia podrá salir cada tres días a hacer compras. Además, comunidades tendrán un solo punto de acceso.

Enlace copiado
Encierro.   A la espera de noticias alentadoras, los ciudadanos del país se enfrentan al reto de volver a la normalidad.

Encierro. A la espera de noticias alentadoras, los ciudadanos del país se enfrentan al reto de volver a la normalidad.

Enlace copiado

China continúa luchando contra reloj para contener el coronavirus, que deja ya más de 1,869 fallecidos en el país asiático, y ayer decretó como última medida de calado nuevas restricciones de movimiento a unas 24 millones de personas más en la provincia de Hubei, donde se originó el brote.

El último informe de la Comisión Nacional de Sanidad china indica que son ya 73,261 las personas contagiadas con el COVID-19.

Los datos de ayer constatan un incremento de más de cien muertes respecto al día anterior, la mayoría certificadas en la provincia, cuyas autoridades han ordenado ampliar la cuarentena a unos 24 millones de habitantes más, a los que ha pedido que se queden en casa hasta nuevo aviso.

Desde el pasado 23 de enero, Wuhan, la capital de Hubei, permanece en cuarentena, una medida que después se extendió por otras ciudades de alrededor.

Esta nueva directiva se traducirá en el cierre efectivo de unas 200,000 comunidades rurales, en las que solo se permitirá un único punto de entrada y salida, bajo vigilancia.

Solo los residentes podrán entrar a sus pueblos, mientras que únicamente una persona de cada hogar tendrá permiso para salir de este cada tres días con el objetivo de comprar los productos imprescindibles.

LLEGADA INCESANTE DE MÉDICOS

Asimismo, ayer llegaron a Wuhan 1,200 especialistas médicos militares, quienes trabajarán en un nuevo hospital que debía abrir en mayo y que ha sido modificado para tratar a unos 700 contagiados con el virus, informa la agencia estatal Xinhua.

Hasta ahora, las fuerzas armadas chinas han enviado a 4,000 profesionales de la salud a la zona más afectada.

A ellos se suman los más de 30,000 médicos trasladados allí para paliar el brote, según datos facilitados por la comisión sanitaria, de los cuales 11,000 son especialistas en cuidados intensivos.

El organismo reveló ayer que el tiempo promedio desde que un paciente presenta síntomas hasta que se le diagnostica la enfermedad es ahora de 4.95 días.

"Hemos conseguido acortar el tiempo de diagnóstico, lo que nos está permitiendo tratar a los pacientes adecuadamente, contribuyendo a mejorar las tasas de recuperación", dijo ayer una funcionaria de la comisión, Guo Yanhong, en una rueda de prensa en Pekín.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines