Escuelas reinician clases en la capital y rescatistas siguen buscando víctimas

La etapa de rehabilitación de las escuelas costará más de $200 millones, según el Gobierno.

Enlace copiado
Escuelas reinician clases en la capital y rescatistas siguen buscando víctimas

Escuelas reinician clases en la capital y rescatistas siguen buscando víctimas

Enlace copiado

Un centenar de escuelas de la Ciudad de México y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) retomaron ayer las clases, casi una semana después del potente terremoto de magnitud 7.1 que azotó el centro del país el 19 de septiembre, y que dejó al menos 324 muertos y miles de damnificados.

El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, afirmó que ayer volvieron a sus funciones 103 escuelas de la capital, donde el sismo causó una mayor destrucción, con 186 muertos y 38 edificios colapsados.

Dijo que 10,000 colegios sufrieron algún tipo de daño en los estados afectados por el temblor y que de estos 400 presentan impactos mayores.

De las casi 9,000 escuelas públicas y privadas en Ciudad de México, poco más de 700 sufrieron algún tipo de daño, la mayoría menores, dijo Nuño, quien estimó en alrededor de 50 los planteles que seguramente se van a tener que demoler y reconstruir.

Los recursos destinados para la rehabilitación o reconstrucción de escuelas podrían ascender hasta 4,000 millones de pesos ($223 millones), que saldrán de las aseguradoras, del Fondo de Desastres Naturales y de la bolsa de la Secretaría de Educación Pública para reparaciones menores.

Por otra parte, la UNAM informó en un comunicado que ayer reabrió sus puertas, debido a que sus edificios “se encuentran en condiciones de recibir de manera segura a la comunidad universitaria”.

Los cuerpos de rescate buscan todavía personas en cinco edificios de Ciudad de México de 38 que se cayeron hace casi una semana.

“Tenemos cinco puntos donde todavía estamos buscando”, dijo el alcalde capitalino, Miguel Ángel Mancera, al noticiero Despierta.

Protección Civil ha revisado más de 9,000 edificios, de los cuales más de 8,000 están en condiciones de ser habitados y 300 quedaron tan dañados que requieren un dictamen a fondo para determinar si serán demolidos o necesitan reforzar estructuras.

Cerca de 700 están en clasificación amarilla, es decir que necesitarán alguna reparación antes de poder albergar oficinas u otra actividad, y otros 2,500 todavía están pendientes de revisión.

Lee también

Comentarios

Newsletter