Este desgarrador relato alerta a muchas mujeres en el mundo

“Daniela Verónica Ameri tiene 32 años y anoche salió de su casa, en la localidad bonaerense de Berazategui, en Argentina, y no regresó. Sus familiares y amigos la están buscando desesperadamente. Según advirtió su hermana, María Paula Ameri, Daniela salió a la medianoche -entre las 12 y la una de la madrugada- y no volvió”
Enlace copiado
Este desgarrador relato alerta a muchas mujeres en el mundo

Este desgarrador relato alerta a muchas mujeres en el mundo

Enlace copiado
“La última vez que la vieron fue en la esquina de las calles 149 y 24 de Berazategui. Vestía calzas y campera negra, y llevaba el cabello negro recogido. Otro dato importante es que está cubierta de tatuajes¨, así decía uno de los muchos avisos que familiares colocaron en carteles y redes sociales para buscar a su familiar una mujer casada y con un hijo que misteriosamente desapareció la noche del 5 de mayo pasado.
 
24 horas más tardes aparece semidesnuda a varios kilómetros de donde desapareció. Desnuda, sola y encerrada en una habitación eran el final de un historia de horror que esta mujer quiso contar en su cuenta personal de Facebook para que no ¨le vuelva a suceder a nadie más¨, asegura Ameri.
 
El relato de Daniela Ameri es terrorífico, una historia que si bien muestra tuvo un final dramático y triste, le da la oportunidad a Ameri de sobrevivir y poder contar, aunque con heridas emocionales graves, su historia y poder reunirse con su hijo y con su esposo para superar y sanar. Daniela inicia su relato la noche del 5 de abril cuando salió de su casa ubicada en  Villa España, Berazategui, Argentina, ella salió en busca de una cerveza para compartir con su novio. Lo siguiente que recuerda es haber despertado semidesnuda 24 horas más tarde, encerrada en una habitación, después de haber sido violada.  A continuación el relato integro de Daniela Ameri:
 
¨Lo voy a contar por mi y por todas… no quiero lástima de nadie… pero no quiero que quede impune… lo cuento cómo puedo sin dejar de temblar pero con más fuerzas que nunca. Era el día previo al paro general, estaba de novia hacía dos meses,  me había comprado mis patines nuevos y estaba feliz arreglándolos porque al día siguiente los estrenaba.
 
Invité a mi novio a cenar con mi nene…nos tomamos dos cervezas… a eso de la una y media le digo “voy a comprar otra ya que Álvaro se durmió”, bueno me dijo. Salí sin celular ni documentos, sólo las llaves y la plata justa.


 
Llegué al garaje (un garaje literalmente, que venden cerveza y conocen los del barrio, yo me había enterado hace poco y había ido dos o tres veces frente a la terminal de colectivos y a 4 cuadras de mi casa) y le pedí por favor si me dejaban pasar al baño… fui… cuándo salgo me dan la cerveza abierta y se me acerca un viejo con un cigarrillo, me dice “sentáte toma un trago te fumas un pucho y te vas” para mí fue normal, siempre tengo buena onda con la gente. A los dos tragos me empecé a marear, no veía, escuchaba que se me acercaban a hablar pero no veía. Flashes de choferes con la ropa de la línea, el tipo canoso, etc. me dicen “te vamos a llevar a pasear”. Me acuerdo que me caí arriba de un auto azul, estaba en una casa, había varios hombres, me acuerdo de paredes verdes, de estar en una cama y que entraban de a dos y me decían `te gusta puta´.

Me desperté sólo con mi remera. Encontré mi calza y las zapatillas, no estaba mi bombacha ni una de mis medias. Estaba sola. Salí corriendo por un pasillo hasta el frente de la casa pidiendo que me llevaran a ver a mi hijo. Había un cuarto adelante. Escuché voces de hombres que me decían que entre a tomar una cerveza y yo me puse a llorar.
 
Salió uno, me subieron a una moto y me preguntó donde vivía. Me dejó a la vuelta de mi casa, corrí hasta la puerta y una vecina me vio y apareció el patrullero. No podía dejar de vomitar lo que no tenía en el estómago. Náuseas constantes. Declaré. Me llevaron a hacer el peritaje donde el supuesto médico me trató muy mal. No había luz, Le dijo a mi hermana y a la policía que “a ver si las mujeres sirven para algo” y las mandó a hacer sobres con papel de la fotocopiadora para poner las muestras. Me sacó fotos de mis genitales y me las mostró (hasta ese momento no había caído de la violación y ver eso me marcó de por vida) como para completar se llevo a mi hermana a la cocina y le pidió el teléfono.
 
Me dieron la medicación porque mi hermana insistió en que me llevaran al hospital. No me revisó ningún ginecólogo a pesar de que me moría de dolor y todavía lo tengo. Mi novio se borró, hizo la denuncia a las 9 de la mañana… Hoy fui a buscar mi causa y no están las fotos que me sacaron y dice que tenía un grado 2 de alcohol en sangre cuando nadie me hizo ningún test.


 
Tengo mucho miedo porque me acuerdo que me trajeron cerca de mi casa. Tengo miedo porque estoy sola con mi nene todo el día. Tengo miedo porque sé que no va a pasar nada. Tengo miedo porque le puede pasar a otra. Las primeras semanas no podía salir por los ataques de pánico. Ahora estoy medicada. Recién el 6 de noviembre van a hacer el peritaje sobre la ropa e hisopados. No pude llorar todavía. No puedo.”
 
El calvario de esta mujer aún no termina ya que según ella declara recibió maltratos cuando fue a realizarse los peritajes por la denuncia interpuso y revisar el expediente, constató que faltaban las fotos que le sacaron que probaban la violación y se agregaron los supuestos resultados de un test, que no le hicieron, según el cual tenía un grado 2 de alcohol.
 

Tags:

  • virales
  • internacionales

Lee también

Comentarios

Newsletter