Lo más visto

Estudio detecta más de 2,500 sitios que buscan plagiar a medios

Clonar el sitio web de un medio de comunicación es una práctica común en estos ataques y crear usuarios falsos en redes sociales da la falsa sensación de legitimidad.
Enlace copiado
Estudio detecta más de 2,500 sitios que buscan plagiar a medios

Estudio detecta más de 2,500 sitios que buscan plagiar a medios

Enlace copiado

La información ha sido un arma de ataque y defensa desde tiempos milenarios. Han pasado siglos desde que el mensajero arriesgaba su vida atravesando terrenos enemigos. Ahora, gracias al internet la información viaja en segundos y llega más lejos, pero también facilitó crear un negocio de poca inversión y altas ganancias: los ataques de desinformación.

Digital Shadows es una firma consultora registrada en Inglaterra que investigó estos ataques y logró identificar cómo nace y crece una estrategia de noticias falsas y difamación. Cada una tiene en común tres etapas. El dinero viene cuando estos contenidos falaces comienzan a circular y se salen de control.

“Las redes sociales son un gran patio de vecinos donde cada uno dice lo que se le ocurre sin confirmar su veracidad”. 
Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España

La oferta es variada. “Durante los últimos dos años hemos identificado ataques con desinformación que apuntaron hacia organizaciones e individuos en una variedad de industrias, por una lista determinada de motivos”, señala el texto del estudio. “Los ataques ideológicos o por motivaciones políticas dedicados a desacreditar al objetivo son los más comunes; sin embargo, en algunos casos los atacantes estuvieron motivados por motivos como el prestigio, la exposición o incluso ventaja financiera”, agrega el informe de la consultora.

Una campaña de desinformación puede utilizar muchas tácticas y opciones de tecnología, pero Digital Shadows identificó que todas estas campañas tienen un ciclo de vida en común: creación, publicación y distribución. El truco es parecerse a los medios de comunicación más serios, o de ser posible clonarlos. Otros lo que modifican son documentos, con apariencia de ser oficiales.

Para tener su propio lugar en internet, las empresas y las personas tienen un dominio, una dirección. Los autores de ciberataques pueden optar por lo que Digital Shadows llama “domain spoof”, que en español sería el equivalente a una parodia de la dirección de internet. Cambian una letra del nombre original de la organización, aplican todo el estilo visual y desde ahí publican información falsa o distorsionada. Esto fue lo que les sucedió a LA PRENSA GRÁFICA y El Diario de Hoy en 2015. Un grupo de personas cambió una letra de la dirección oficial en línea de estos dos medios de comunicación, aplicó los colores y el estilo que ocupan en las páginas originales, llenó con noticias falsas y finalmente ilustró con fotos. Esta manera de proceder se llama también “sitios espejo”.

“Se ha llegado a la paradójica situación de que la gente ya no se cree nada y a la vez es capaz de creerse cualquier cosa”. 
Álex Grijelmo, columnista de El País

Después de un intenso monitoreo que hicieron los autores del estudio, encontraron 2,858 sitios web con alguna falsificación en la dirección oficial que pretendía imitar a los 40 principales medios de comunicación alrededor del mundo.

Así que esa es la primera fase: crear el contenido con el que se busca desinformar, desprestigiar.

Luego viene la publicación, y las redes sociales son terreno fértil. Digital Shadows identificó tácticas de uso común, como las publicaciones en Twitter y Facebook, usuarios robots que publican el mismo contenido en repetidas ocasiones (conocidos como bots) y foros privados en línea.

La tercera etapa del ataque es la circulación y aquí es más difícil reparar el daño causado. “Para añadir legitimidad e incrementar las lecturas, los atacantes se apoyarán de otros usuarios y plataformas que comparten su falso contenido”, consigna Digital Shadows. El estudio señala tácticas comprobadas como los famosos likes y retuits, que dan la falsa sensación de apoyo entre varias personas, anuncios y opiniones de falsos consumidores en páginas como Amazon.

Estos ataques con desinformación ocurrieron en las elecciones de Estados Unidos, Francia, en la crisis de Cataluña y se sospecha también de Venezuela.

Los autores del estudio lo explican: “Es casi un hecho que la desinformación continuará; la situación geopolítica no da señales de amainar”. Además, “no solo es un riesgo para los partidos políticos en 2018; negocios y personas también resultan afectados por la desinformación”, alertó Digital Shadows.

52: sitios identificados que proveen herramientas o facilitan el procedimiento para falsificar sitios: su nombre comercial, su imagen.

1,381: menciones durante 2017 de sitios en internet que ofrecen el servicio de viralizar con retuits y likes a través de los bots de redes sociales.

206,404: credenciales de los medios de comunicación más conocidos en el mundo que han sido expuestos y que pueden ser retomados por los atacantes para clonarlos, falsearlos.

Recomendación a lectores
Debido a que es un negocio, los que planifican estos ataques siempre están refinando su estrategia. Digital Shadows y organizaciones de periodistas en España y Estados Unidos recomiendan al lector que tenga mucha cautela cuando encuentra noticias que no tienen un respaldo detallado de sus contenidos.

Lee también

Comentarios