Evacuan a 3,385 por erupción de volcán

Nieve derretida provocó el desbordamiento de ríos
Enlace copiado
Activo. El volcán Villarrica hace erupción a unos 750 kilómetros al sur de la capital chilena. efe/LA PRENSA

Activo. El volcán Villarrica hace erupción a unos 750 kilómetros al sur de la capital chilena. efe/LA PRENSA

Evacuan a 3,385 por erupción de volcán

Evacuan a 3,385 por erupción de volcán

Enlace copiado
La violenta erupción del volcán Villarrica obligó ayer por la madrugada a evacuar a miles de personas y delimitar el área de acceso debido a que el derretimiento de nieve subió el cauce de los ríos y cortó dos puentes.

Las autoridades informaron que no ha habido víctimas.

Los grupos de turistas se deleitaron con el espectáculo ofrecido por el volcán de 2,847 metros sobre el nivel del mar, en la región central de Chile y a unos 670 kilómetros al sur de la capital.

Pero el gobierno advirtió que deben acatar las advertencias de no acercarse, porque “no se trata de fuegos pirotécnicos”.

Se evacuaron a unas 3,385 personas, pero unas 45 familias quedaron aisladas. También se limitó el acceso a una zona de 10 kilómetros en torno al volcán, a la que no podrán acceder por al menos 24 horas.

“Hay pocas familias que están aisladas por la caída de un par de puentes”, dijo la presidenta Michelle Bachelet, que viajó a la zona para ponerse en contacto con las familias. Agregó que sabe que están bien.

El Villarrica se ubica en la región de La Araucanía y está cubierto por un glaciar de unos 40 kilómetros cuadrados y un manto de nieve. La erupción se registró a las 06:00 GMT y se prolongó por unos 50 minutos, dijo el geólogo Carlos Cardona. Los gases se elevaron hasta unos 3,000 metros. La última erupción fuerte fue en 1984.

El ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, dijo que el estado de alerta afecta a una docena de localidades de las comunas de Pucón, Villarrica y Panguipulle, donde viven 400 personas.

Algunos evacuados regresaron a sus hogares tras la operación inicial, señaló el alcalde de Currarehue, Abel Painefilo. Otros permanecían en casas de familiares o albergues habilitados por los alcaldes.

Lee también

Comentarios

Newsletter