Lo más visto

Más de Internacionales

Expresidentes enemistados Fujimori y Humala comparten prisión

Ollanta Humala, de 55 años, pernocta desde ayer sin su inseparable compañera por dos décadas, su esposa Nadine Heredia, llevada a la cárcel femenina Santa Mónica, en el distrito Chorrillos, sur de Lima, donde se le adecuó una celda alejada de las demás prisioneras.
Enlace copiado
Expresidentes enemistados Fujimori y Humala comparten prisión

Expresidentes enemistados Fujimori y Humala comparten prisión

EFE/Ernesto Arias

EFE/Ernesto Arias

Enlace copiado
El expresidente peruano Ollanta Humala fue recluido ayer viernes en un cuartel de la Policía en Lima, donde compartirá prisión, aunque en espacios separados, con uno de sus mayores adversarios, el también ex mandatario Alberto Fujimori.

Tal como sucedió con Fujimori hace 10 años, Humala llegó a su cárcel en helicóptero y sin esposas, presumible muestra de respeto para quien ocupó el máximo cargo del Estado de 2011 a 2016 y que ahora enfrenta cargos por lavado de activos y asociación para delinquir relacionados con el caso de la constructora brasileña Odebrecht.

El abogado defensor Julio César Espinoza aseguró que su cliente no se cruzará con Fujimori (1990-2000) porque estarán separados, pero de todos modos la vecindad suena a paradoja. El cuartel policial, en el distrito Ate, este de Lima, era considerado de antemano el lugar adecuado para que el líder nacionalista pasara los 18 meses que se le han dado de prisión provisional.

Humala, de 55 años, pernocta desde ayer sin su inseparable compañera por dos décadas, su esposa Nadine Heredia, llevada a la cárcel femenina Santa Mónica, en el distrito Chorrillos, sur de Lima, donde se le adecuó una celda alejada de las demás prisioneras.

A Heredia, de 41 años y de quien sus adversarios aseguran que fue quien llevó las riendas del poder durante ese lustro, sí se le esposó, aunque también se le llevó en helicóptero desde dependencias de la Policía del centro de Lima para evitar el acoso del periodismo.

La esperanza para los esposos se limita ahora a que prospere la apelación interpuesta por sus abogados. No hay plazos específicos, por lo que no se puede saber cuándo se pronunciará el tribunal de segunda instancia.

La "pareja presidencial", como se les suele decir popularmente a Humala y Heredia por ser percibidos como una especie de binomio individible, pasó el jueves al régimen de prisión preventiva porque el juez Richard Concepción Carhuancho atendió los argumentos del fiscal Germán Juárez Atoche, para quien los esposos en libertad podría escapar u obstaculizar el proceso.

Las opiniones de los expertos están divididas. Para unos, Concepción Carhuancho actuó con justa severidad. Otros creen que se extralimitó y que en su fallo habló de asuntos de fondo que supuestamente iban más allá de lo que se le pedía: decidir si el juicio se hace con los acusados presos o bajo comparecencia.

Según el testimonio del ex CEO de Odebrecht, Marcelo Odebrecht, su empresa financió con tres millones de dólares la campaña electoral de Humala en 2011. La figura en sí no constituye delito, pero como la operación no se reportó, se supone que los esposos montaron un esquema para lavar ese dinero. Eso explica los cargos. 

Las pesquisas de Juárez Atoche apuntan a Heredia como cerebro de la operación y contienen indicios de que la ex primera dama se quedó con parte del dinero. Algo que presuntamente ya había hecho en 2006 con donaciones del entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Para juristas, más allá de la prisión provisional, las cosas no lucen bien para la pareja por la aparente fortaleza de las pruebas, que involucran además a familiares y amigos de Heredia. A los esposos, padres de tres menores de edad, les podría esperar, en el mejor de los casos, sendas condenas de cuatro años de cárcel.

"Es histórico, ciertamente. Es muy triste lo que está pasando y yo espero que el proceso del señor Humala y su esposa transcurra de manera rápida y transparente", dijo el presidente Pedro Pablo Kuczynski.

El Perú durmió ayer con dos ex presidentes presos (Fujimori paga 25 años de cárcel como autor mediato de 25 asesinatos y dos secuestros ahravados). Podrían ser tres, pero Alejandro Toledo (2001-2006) elude desde Estados Unidos una orden de prisión provisional de 18 meses por la presunta recepción de un soborno de 20 millones de dólares por parte de Odebrecht.

"Una vergüenza para el Perú", se oye en las calles. Pero los que prefieren ver el vaso medio lleno piensan que es ejemplar para América Latina, tan propensa a la corrupción, los malos gobiernos y la impunidad, ver que ex mandatarios que delinquen pueden terminar tras las rejas.



 

Tags:

  • Ollanta Humala
  • Alberto Fujimori
  • Perú
  • Odebrecht

Lee también

Comentarios