Lo más visto

Fidel Castro: un amigo para el FMLN, un enemigo para la derecha salvadoreña

El Salvador no fue ajeno a la dualidad de posturas frente a Fidel Castro. El político cubano figuró en la historia salvadoreña.
Enlace copiado
Enlace copiado
La dialéctica que disparó la muerte de Fidel Castro acerca de su papel como gobernante de Cuba no es ajena a la política salvadoreña. De hecho, Castro tiene un rol importante en la historia contemporánea de El Salvador, tanto que fue un “padrino” de la guerra que libró el FMLN contra el Gobierno en la década de los ochenta, lo que lo convirtió en un amigo y referente permanente para el FMLN, y en consecuencia se ganó el desprecio y la crítica, también permanentes, de la derecha del país.

El Salvador reabrió relaciones diplomáticas con Cuba en 2009. En ese entonces, habían pasado 48 años de desencuentros oficiales entre los dos países. Fue el primer gobierno del FMLN, liderado por el experiodista Mauricio Funes, el que le dio la bienvenida a la nueva embajada cubana en El Salvador.

Antes de eso, los choques entre Castro y los funcionarios de Gobierno salvadoreños, todos dentro del ala derecha de la política y aglutinados principalmente en el partido ARENA, fueron constantes, profundos y marcaban una distancia de posturas irreconciliables.

Castro resintió siempre de los gobiernos del partido ARENA haber permitido, según sus acusaciones, que el cubano Luis Posada Carriles se mantuviera en el país con documentos salvadoreños falsos, en una especie de refugio para el anticastrista, perseguido por Cuba tras ser señalado como el autor de un atentado terrorista a una nave de Cubana de Aviación en el que murieron 73 personas, en su mayoría deportistas, en 1976. Cuba incluso pidió en su momento la extradición de Posada Carriles.

Castro aseguraba además que el cubano opositor a su régimen planeaba un atentado contra su vida. En 2002, cuando El Salvador fue sede de los XIX Juegos Centroamericanos y del Caribe, Fidel Castro declinó la invitación a su país para participar en los juegos y ordenó que la delegación de atletas cubanos no se presentara en San Salvador. Las relaciones tensas se mantuvieron incluso durante el gobierno del entonces arenero Antonio Saca, aunque con un discurso menos radical que el de sus antecesores Francisco Flores y Armando Calderón Sol.

Por el otro lado, con el FMLN como oposición política, la relación entre el partido político que fue guerrilla y Castro fue de hermanamiento. El FMLN con Castro, como un gran referente político, siempre mantuvo lazos de cooperación.

En 2006 se conoció de una universidad clandestina que funcionaba en Usulután. Llevaba el nombre de Universidad Libre Democrática del Pueblo Centroamericano Fidel Castro. El Ministerio de Educación, tras un proceso sancionador, la cerró.

Lee también

Comentarios