Lo más visto

Más de Internacionales

Aumentan a 13 los muertos por Florence, que se degrada a depresión tropical

Mientras Florence se desplaza con lentitud (2 millas por hora o casi 4 km/h) hacia el oeste y ya se encuentra sobre Carolina del Sur, sus efectos se notan especialmente en el vecino estado de Carolina del Norte. 

Enlace copiado

- 00:01:54 La Prensa Gráfica

Enlace copiado

El número de muertes relacionadas con el impacto de Florence sobre la costa sureste de Estados Unidos subió hoy a 13, mientras el ciclón sigue debilitándose y se ha degradado a depresión tropical, según las autoridades locales.

Después de que se informase de la muerte de cinco personas debido a Florence este viernes, cuando el ciclón tocó tierra como huracán de categoría 1 en Carolina del Sur, el sábado la cifra aumentó hasta trece.

Las nuevas víctimas relacionadas indirectamente con Florence son un hombre y una mujer que murieron por una intoxicación de monóxido de carbono por el uso de un generador eléctrico en su vivienda en el condado de Horry, en el Carolina del Sur.

Otra pareja falleció cuando se incendió su casa en Fayetteville, en Carolina del Norte, informó la Oficina Forense estatal.

A pesar de este progresivo debilitamiento debido a su alejamiento de la costa, los expertos del NHC alertan de que Florence seguirá dejando "riadas y grandes desbordamientos de ríos" en una "proporción significativa" de Las Carolinas. 

Disminución

Una vez que se dejó atrás la condición de huracán y Florence se degradó a tormenta tropical, con vientos máximos sostenidos de 45 millas por hora (75 km/h), la preocupación de las autoridades son las incesantes precipitaciones.

Y con razón, pues las lluvias "épicas", tal y como las ha calificado el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, han llevado a batir un récord de acumulación de agua, con más de 30 pulgadas (76 centímetros) en la ciudad de Swansboro, mientras que hay otras cuatro más por encima de las 20 pulgadas (50 centímetros).

La anterior marca, de 24 pulgadas (61 centímetros), se estableció en 1999 durante el paso del huracán Floyd por la región.

Esas lluvias son las que han provocado la muerte de tres personas en el condado norcarolino de Duplin debido a "riadas y balsas de agua en las carreteras", según información del alguacil local.

Tal es la situación, que el oficial ha decretado un toque de queda de doce horas en su jurisdicción para reducir las posibilidades de accidentes de este tipo y durante la noche solo permitirá traslados de vehículos de emergencia y por motivos laborales.

Además una mujer falleció al chocar su automóvil con un árbol que había caído sobre la carretera y se convirtió en la primera víctima mortal en Carolina del Sur.
 

Tormenta tropical, pero de cuidado

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos degradó este viernes a la tarde a Florence a tormenta tropical, una medida tomada en base a la velocidad de sus vientos pero que no significa que el fenómeno deje de ser peligroso.

Cerca de un millón de clientes siguen sin electricidad hoy en la costa sureste de Estados Unidos como consecuencia del huracán Florence, ya degradado a tormenta tropical.

Mientras Florence se desplaza con lentitud (2 millas por hora o casi 4 km/h) hacia el oeste y ya se encuentra sobre Carolina del Sur, sus efectos se notan especialmente en el vecino estado de Carolina del Norte, donde más de 780.000 usuarios siguen sin fluido eléctrico, según el departamento de coordinación de emergencias regional.

A ellos hay que sumar varios miles en el estado de Virginia y los cerca de 150.000 en Carolina del Norte.

A pesar de su debilitamiento, Florence sigue amenazando con inundaciones "catastróficas" y desbordamientos de ríos en Las Carolinas.

Un hombre y su gatito son rescatados. Foto de AP

Madre y bebé entre víctimas

Una madre y su bebé murieron en Wilmington luego de que un árbol cayó sobre su casa, dijo el departamento de policía de la ciudad.

Un árbol cayó sobre una vivienda ayer en Carolina del Norte, causando la muerte de una madre y su bebé. Foto de AP.

 En la ciudad de Hampstead, una mujer en paro cardíaco fue encontrada muerta después de que los servicios de emergencia encontraron su camino bloqueado por árboles caídos, dijo el administrador asistente del condado de Pender County. Dos hombres en el condado de Lenoir también murieron: uno que estaba enganchando un generador y otro que vigilaba a sus perros afuera.

Una violenta llegada
Los meteorólogos advirtieron que las lluvias torrenciales de entre 30 y 100 centímetros (1 y 3,5 pies) provocadas por la tormenta mientras cruza Carolina del Norte y Carolina del Sur podrían ocasionar fuertes inundaciones tierra adentro en los siguientes días.

El huracán Florence tocó tierra el viernes en Carolina del Norte, con vientos de 145 km/h (90 mph) y una aterradora marejada ciclónica. Cientos de personas quedaron atrapadas.


Más de 60 personas tuvieron que ser sacadas de un motel a punto de colapsar y centenares más tuvieron que ser rescatadas de otros lugares debido a las inundaciones. Otros esperaban nerviosos que alguien pudiera auxiliarlos.

"LOS VAMOS A RESCATAR", tuiteó la municipalidad de New Bern a eso de las 2 de la madrugada. "Quizás es mejor que suban al segundo piso de su vivienda o al ático, pero LOS VAMOS A RESCATAR".


El viernes caía un aguacero torrencial por toda la zona que derribó árboles, dañó caminos y dejó sin electricidad a más de medio millón de hogares y negocios.


Una mujer y un bebé fallecieron cuando un árbol cayó sobre una casa, de acuerdo con un tuit de la policía de Wilmington. La oficina del gobernador dijo que una tercena persona murió cuando conectaba un generador.

 Los pronosticadores dijeron que se esperaba una inundación "catastrófica" de agua dulce a lo largo de las vías fluviales de ambas Carolinas.

Avance lento y letal 

Para la tarde del viernes, los vientos de Florence se habían debilitado a 120 km/h (75 mph), apenas arriba del umbral que la clasifica como huracán. Pero el meteoro ha perdido velocidad de desplazamiento en su recorrida por las costas de las Carolinas, arrojando agua sobre las comunidades costeras durante horas.

Horas antes, las lluvias torrenciales que acompañan a Florence ya habían provocado inundaciones de agua marina en calles de zonas costeras y dejó a decenas de miles sin electricidad. Las autoridades prevén inundaciones “catastróficas” por la lluvia en la costa este de Estados Unidos.

En Emerald Isle, Carolina del Norte, el agua alcanzó una altura de 1.92 metros (6.3 pies), agregó el Centro. Emerald Isle está a unos 135 kilómetros (84 millas) al norte de Wilmington. Los efectos de Florence sobre la región podrían durar varios días y dejar una amplia zona sumergida bajo el agua procedente del océano y la caída en forma de intensas precipitaciones.

La intensidad del meteoro descendió a medida que se acercaba a tierra, con vientos que bajaron a cerca de 144 km/h (90 mph) con la caída de la noche. Sin embargo, las autoridades advirtieron que su peligrosidad no deriva tanto de sus vientos sino de las fuertes lluvias, combinado con su avance lento. El gobernador de Carolina de Norte, Roy Cooper, advirtió sobre un desastre inminente.

"Lo peor de la tormenta aún no ha llegado pero estas son tempranas advertencias para los días venideros”, dijo el jueves. "Sobrevivir a la tormenta será una prueba de resistencia, trabajo en equipo, sentido común y paciencia”.

Cooper solicitó ayuda federal adicional para desastres ante lo que su oficina calificó de “daños históricos” en todo el estado.

Más de 80,000 personas estaban sin suministro eléctrico cuando el meteoro comenzó a acercarse a la costa y más de 12,000 personas estaban en refugios. Otras 400 personas ocupaban albergues en Virginia, donde las previsiones eran menos graves.

 
 

Tags:

Lee también

Comentarios