Frustran plan para asesinatos en centro comercial de Canadá

La policía canadiense frustró los planes de tres individuos que planeaban acudir a un centro comercial y asesinar a tanta gente como pudiesen antes de suicidarse en el Día de San Valentín en la ciudad de Halifax, Nueva Escocia,
Enlace copiado
Enlace copiado
Uno de los sospechosos se suicidó de un disparo cuando la policía se aprestaba a arrestarlo y una sospechosa estadounidense confesó la trama cuando fue arrestada en el aeropuerto de Halifax, dijo el funcionario a The Associated Press.

La policía y el ministro canadiense de Justicia Peter MacKay dijeron que no parecía que el complot estaba relacionado con terrorismo. "Parece que se trata de un grupo de inadaptados asesinos que se disponía a causar caos y violencia contra nuestra comunidad", dijo MacKay el sábado.

"El ataque no parece haber estado motivado culturalmente, por tanto no hay vínculos con terrorismo". La Policía Real Montada de Canadá dijo que Lindsay Kantha Souvannarath, de 23 años y residente en Geneva, Illinois, y Randall Steven Shepherd, de 20 y residente en Nova Scotia, fueron acusados de conspiración para cometer asesinato.

El comandante de la policía de Nova Scotia Brian Brennan dijo que los sospechosos planeaban ir al Centro Comercial de Halifax y matar a todas las personas posibles el sábado, en el Día de San Valentín que celebra el amor y la amistad, para después suicidarse.

Brennan dijo en una conferencia de prensa que la policía halló tres fusiles de cañón largo en la casa del sospechoso de 19 años que se suicidó antes de ser arrestado.

No dio detalles de cómo el sospechoso se quitó la vida. Pero un alto funcionario policial dijo a la AP que el hombre de 19 años se suicidó de un disparo el viernes por la mañana después que la policía rodeó su casa en Timberlea, un suburbio de Halifax.

La estadounidense fue detenida al llegar al aeropuerto en Halifax y confesó el complot, dijo el funcionario, y añadió que la mujer había preparado una serie de declaraciones a ser enviadas por Twitter tras su muerte.

Shepard fue arrestado también el viernes por la mañana en el aeropuerto cuando fue a recibir a su amiga. Los sospechosos se comunicaban por chat, al parecer los obsesionaba la muerte y tenían muchas fotos de matanzas colectivas, dijo el funcionario, que solicitó el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones públicas.

La policía actuó prontamente tras recibir información del público en la línea telefónica de denuncia Crime Stoppers. Los dos sospechosos serán presentados a la justicia el martes. En la casa del sospechoso masculino, agentes vieron salir a dos personas y determinaron que eran los padres del joven de 19 años.

Después los agentes les pidieron que detuvieran su vehículo para una revisión de tránsito y llamaron al sospechoso. El individuo dijo a la policía que no tenía armas pero se disparó cuando salía de la casa, dijo el funcionario a The Associated Press. Un vecino dijo que el joven de 19 años no se juntaba en los últimos años con otros en el vecindario.

"Era una de esas personas retraídas, no era sociable", dijo el vecino Steven Greenwood. La policía en Geneva, a unos 56 kilómetros (35 millas) al oeste de Chicago, registró el viernes en la noche la casa de Souvannarath y decomisó diversos objetos.

La comandante de la policía de Geneva, Julie Nash, se abstuvo de describir los objetos y su posible valor como pruebas al señalar que las autoridades canadienses han solicitado que esa información no se haga pública. Una ex vecina, Eva Schooley, se había cambiado a la misma calle privada meses después que los Souvvannarath en 2000 y vivió frente a ellos durante una década.

Schooley los recuerda como "personas muy amables" y señaló que asistían con frecuencia a celebraciones en la cuadra, búsqueda de los huevos de Pascua y fiestas de Halloween. "Mis nietas jugaban con Lindsay", afirmó. "Lindsay era un poco extraña. Creo que en un momento se volvió un poco misteriosa para nosotros.

Le gustaba vestirse de negro, en un estilo macabro", apuntó. Persistía una alta tensión en Halifax, que normalmente es una ciudad tranquila. La policía acudió el sábado en la noche ante avisos de una balacera en el Centro Comercial de Halifax, pero se retiró cuando determinó que siete menores jugaban con tiragomas. La policía dijo en Twitter que siete jóvenes estaban detenidos y que no había ningún atacante activo con arma de fuego.

Tags:

  • canada
  • atentado

Lee también

Comentarios

Newsletter