Lo más visto

Gobierno negocia solución para beneficiarios TPS

Bukele habló del TPS con Trump, como un apartado extra del tema migratorio, que es una de las prioridades del gobernante.

Enlace copiado
Enlace copiado

Para Nayib Bukele, los "tepesianos" (beneficiarios del TPS) son la clase de emigrante que el presidente de Estados Unidos ha dicho en el pasado que quiere tener: trabajadores, muchos de ellos con grados universitarios, emprendedores y respetuosos de la ley. Por esa razón, asegura, le explicó a su homólogo estadounidense que deben quedarse.

Contacto. Varios salvadoreños beneficiados con el TPS llegaron a Nueva York para hablar con Bukele.

"Los salvadoreños no deberíamos estar en una amenaza migratoria. Es decir, el salvadoreño es la persona más trabajadora que conozco. Y no es porque seamos del mismo país. A donde uno va, los salvadoreños son los que trabajan doble turno, los que trabajan más fuerte. En su gran mayoría, en un 99 %, es el tipo de emigrante que alguien puede querer, el tipo de personas que nosotros desearíamos que no se fuera y que se quedara trabajando en El Salvador", asegura Bukele.

Sin embargo, lo que es una realidad es que en menos de 100 días se vence el TPS de forma definitiva, lo que abre las posibilidades a una deportación de 295,000 beneficiarios directos y de otros 200,000 hijos de esos tepesianos.

Durante su encuentro, en la parte que estuvo abierta a la prensa, Bukele le presentó el tema del TPS a Trump, quien designó al secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, para que tratara directamente el tema la próxima semana en Washington con la ministra de Relaciones Exteriores, Alexandra Hill.

"Yo creo que, con la ayuda de Dios, con la buena relación que tenemos, con el trabajo que vamos a hacer, con el trabajo que muchas organizaciones están haciendo independientemente del gobierno, con el trabajo que está haciendo el gobierno tengo fe que vamos a lograr una situación buena, que puedan quedarse en Estados Unidos. Creo que vamos a lograrlo. El nombre (TPS) podría cambiar, pero lo importante es que tengan permiso para que se puedan quedar a trabajar, tengan licencia de conducir, documentos… en fin, que tengan un estatus legal así como han estado en los últimos 18 años", manifiesta el gobernante.

Bukele fue optimista después de su encuentro con Trump, pues considera que ahora tiene una nueva, y mejor, percepción sobre El Salvador. Y eso también beneficiará a aquellos que están amparados en DACA o que están en proceso de regularizar su condición migratoria. Y mucho tiene que ver, sostiene, con que el país ya no es un promotor de Venezuela y que combate a las pandillas.

El presidente cree que el país debe trabajar, no para dentro de un año o incluso durante su quinquenio, para que no sea necesario exigir visa en los Estados Unidos a los salvadoreños, algo que acaba de pasar con Polonia.

Solo se conseguirá, sostiene, sobre la base de la confianza. Bukele dice para temas agrícolas e industriales se extenderán 10,000 permisos temporales, pero no incluye las miles de visas que se abrirán para informática y turismo, lo cual es un reto para que los beneficiarios no abusen y se queden.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines