“Hemos roto récord de detenciones en la frontera”: Donald Trump

El presidente Donald Trump, junto con el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y Gary Cohn, director del Consejo Económico Nacional, se sentaron para una conversación con editores de The Economist el 4 de mayo.
Enlace copiado
Enlace copiado
El principal tópico de la conversación que tuvo un equipo de The Economist con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue, precisamente, la economía y cómo entraría a renegociar los tratados comerciales, especialmente el TLCAN (entre EUA, Canadá y México).

Pero Trump también tocó el tema migratorio, el que tantas pasiones desata en Latinoamérica. El gobernante estadounidense dice que no quiere eliminar la migración legal, sino que, al contrario, quiere incentivarla para atraer a su país gente que tenga los méritos suficientes.

P: ¿Qué es la Trumponomía y en qué difiere de la economía republicana estándar?

TRUMP: Bueno, es una pregunta interesante. No creo que haya sido hecha así jamás. Pero realmente tiene que ver con el amor propio como nación. Tiene que ver con acuerdos comerciales que tienen que ser justos, y en cierto modo recíprocos, sino totalmente recíprocos. Y pienso que es una palabra que van a ver mucho, porque necesitamos reciprocidad en términos de nuestros acuerdos comerciales. Tenemos naciones donde... Recibirán hasta cien por ciento de un impuesto o un arancel por un cierto producto y para el mismo producto no recibimos nada, ¿sí? Es muy injusto. Y lo verdaderamente interesante al respecto es que, si yo digo que vamos a aplicar un impuesto de 10 por ciento, los partidarios del libre comercio, un poco tontamente, dirán: “Oh, él no es partidario del libre comercio”, lo cual sí soy, soy absolutamente partidario del libre comercio. Estoy a favor del comercio abierto, del libre comercio, pero también quiero un comercio inteligente y un comercio justo. Pero dirán: “No es partidario del libre comercio”, con el 10 por ciento. Pero si digo que estamos aplicando un impuesto recíproco, pudiera ser del 62 por ciento o quizá el 47 por ciento, quiero decir cifras enormes, y nadie puede quejarse al respecto. Es realmente algo asombroso.

Así que esa es la historia. Tiene que ver mucho con el comercio. Tenemos demasiados malos acuerdos comerciales, hasta el grado en que no estoy seguro de que tengamos algún buen acuerdo comercial. No sé quiénes son las personas que nos metieron en el TLCAN, el cual fue tan desigual, tanto desde el punto de vista de Canadá como desde el punto de vista de México. Tan desigual. (El secretario del Comercio, Wilbur Ross) les dirá que, ya saben, es que, en los tribunales en Canadá, siempre perdemos. Bueno los jueces son tres canadienses y dos estadounidenses. Siempre perdemos. Pero ya no vamos a perder. Y así que es muy, muy injusto.

Ahora, al mismo tiempo, yo tengo una muy buena relación con el primer ministro (Justin Trudeau, de Canadá) y una muy buena relación con el presidente de México. Y yo iba a poner fin al TLCAN la semana pasada, estaba totalmente decidido, es decir la rescisión en seis meses. Iba a enviarles una carta y luego, después de seis meses, desaparece. Pero corrió la voz, ellos llamaron y dijeron realmente nos encantaría... Llamaron por separado pero fue asombroso. Llamaron con 10 minutos de separación uno del otro. Acababa de colgar el teléfono con el presidente de México, cuando llamó el primer ministro de Canadá. Y ambos hicieron preguntas casi idénticas: “Nos gustaría saber si sería posible negociar, en lugar de la rescisión”. Y dije: “Sí, lo es. Absolutamente”. Así que eso hicimos y empezaremos.

Tenemos un problema porque tenemos una estipulación ridícula en el TLCAN de que tenemos que, ya saben, tomar la vía rápida. La vía rápida es la vía más lenta que he visto jamás. Para tomar la vía rápida se tiene que dar aviso. Bueno, dimos aviso hace 70 días. Se llama periodo de prueba, ¿sí? Pero no es así como funciona la vida, porque cuando llaman y quieren hacer un acuerdo, yo no quiero tener que esperar 100 días. Así que presenté los documentos hace casi 70 días, para obtener la aprobación para la vía rápida en el Congreso, y aún no me han dado la aprobación. Y la razón de que no lo hayan hecho es porque nuestro negociador comercial, quien, cómo saben, la estipulación va con tu negociador, no parte desde el momento en que se propone, va con tu negociador, así que él acaba de ser aprobado. Lo será en algún momento, ¿supongo la próxima semana?

Secretario del Tesoro Steve Mnuchin: Sí, sí.

TRUMP: Y el reloj empieza a correr. Pero aquí tenemos a dos personas que llaman diciendo: “¿Podemos negociar?” Yo digo que sí y tengo que esperar 100 días. No sé cómo serán los 100 días. ¿Cómo van a ser? Así que el TLCAN es un acuerdo desigual y horrible que nos costó millones y millones de empleos y nos costó decenas de miles de millones de dólares.

P: Suena a que usted está imaginando una renegociación bastante grande del TLCAN. ¿Cómo sería un TLCAN justo?

TRUMP: “Grande” no es una palabra suficientemente buena. Gigante.

P: ¿Enorme?

TRUMP: Tiene que serlo. Tiene que serlo.

P: ¿Cómo sería? ¿Cómo sería un TLCAN justo?

TRUMP: No, tiene que serlo. De otro modo, cancelamos el TLCAN.

P: ¿Cómo sería un TLCAN justo?

TRUMP: Yo estaba totalmente decidido a ponerle fin, ¿saben? Y no estaba jugando. No estaba jugando ajedrez o póquer o algo más. Nunca había siquiera pensado en... Siempre es lo mejor cuando realmente lo sientes así. Pero no había pensado en nada más, y estos dos tipos se los dirán, yo no había pensado en nada más sino en la rescisión. Pero debido a mi relación con ambos dije: “Me gustaría darle una oportunidad también, está bien”. Quiero decir, por respeto a ellos. Sería muy irrespetuoso con México y Canadá que yo dijera: “No lo haré”.

P: Pero señor presidente, ¿qué tiene que cambiar para que usted no se retire?

TRUMP: Debemos poder hacer acuerdos justos. En este momento, Estados Unidos tiene un déficit comercial de casi $70,000 millones con México y tiene un déficit comercial de alrededor de $15,000 millones con Canadá. La madera que proviene de Canadá, han estado negociando durante 35 años. Y ha sido horrible para Estados Unidos. Ya saben, ha sido simplemente horrible. Nunca han podido hacerlo.

P: ¿Ese déficit de $70,000 millones tiene que ser de cero para ser justo?

TRUMP: No necesariamente. Y en realidad puede darse, ya saben, en un periodo de tiempo bastante extendido, porque no busco sacudir al sistema. Pero tiene que volverse finalmente justo. Y, no, no tiene que pasar de inmediato a cero. Pero en cierto momento me gustaría que llegara a cero, donde en ocasiones nosotros podamos estar arriba y en ocasiones ellos puedan estar arriba.

P: Usted ha hablado sobre impuestos recíprocos. ¿Imagina eso con muchos países sobre muchos productos o es una herramienta de negociación?

TRUMP: No, pienso que puede ser de manera concebible con muchos países. Lo malo de los 100 días es, dije el otro día: “¿Cuándo empezamos esta negociación?” Dijeron: “Señor, no se ha activado todavía”, porque va con (Robert Lighthizer), quien es nuestro representante, de quien pienso que hará un muy buen trabajo. Dije: “Deben estar bromeando”. Así que es un verdadero déficit.

Ahora eso es algo en relación con el TLCAN. Porque todo en el TLCAN está mal. Eso está mal, todo está mal. Pero en el caso de Corea del Sur tenemos un acuerdo que fue hecho por Hillary Clinton, es un acuerdo horroroso. Y está en su quinto aniversario y corresponde la renegociación, y les hemos informado que negociaremos. Y de nuevo queremos un acuerdo justo. No queremos un acuerdo desigual para nosotros, sino que queremos acuerdos justos. Y si podemos tener acuerdos justos, a nuestro país le va a ir muy bien.

P: Sobre otro elemento de la Trumponomía, la inmigración...

TRUMP: Cierto.

P: ¿Quiere frenar la inmigración legal?

TRUMP: Oh, la legal, no, no, no. Quiero que la gente venga al país legalmente. Pero quiero que la gente venga con base en sus méritos. Quiero pasar a un sistema basado en los méritos. Actualmente, dos países que tienen sistemas muy sólidos son Australia y Canadá. Y me gustan muchísimo esos sistemas, son muy sólidos, son muy buenos, me gustan muchísimo. Vamos a tener un sistema mucho más basado en los méritos. Pero, claro que quiero que venga gente talentosa, quiero que venga gente que ame a nuestro país, quiero que venga gente que vaya a contribuir a nuestro país. Queremos una estipulación en el momento correcto. Queremos que venga gente y se comprometa a no recibir ninguna forma de subsidio para vivir en nuestro país durante al menos un periodo de cinco años.

P: ¿Pero la cantidad de esas personas pudiera ser tan alta como la cantidad que está viniendo ahora legalmente? ¿No está buscando reducir la cantidad?

TRUMP: No, no, queremos que la gente venga legalmente. No, muy firmemente. Ahora van a ser mucho más firmemente investigados, como ven. Ya saben, hemos roto el récord de todos los tiempos (de detenciones en la frontera) en muchos tantos, estamos arriba en 73, va a subir a casi 80 por ciento en la frontera, realmente ya la hemos detenido.

También queremos que los trabajadores agrícolas puedan venir. Ya saben, vamos a tener visas de trabajo para los trabajadores agrícolas. Si se fijan, tenemos a muchas personas que vienen a través de la frontera, son personas grandiosas y trabajan en las granjas y luego regresan a casa. Nos gustan mucho esas personas, y queremos que sigan viniendo.

P: Sobre los impuestos, ¿está contemplando cosas aparte de los recortes en el impuesto a los ingresos corporativos? Por ejemplo, un (Impuesto al Valor Agregado), que muchos países tienen?

TRUMP: Bueno, saben, muchas personas consideran al impuesto fronterizo una forma de IVA.

P: ¿Aún va a...?

TRUMP: Parte del problema con el TLCAN es que México tiene un IVA. Pagamos 17 por ciento, así que vamos abajo 17 por ciento, que va para México cuando comerciamos. Así que es como si ustedes tuvieran un equipo de fútbol americano y, cada vez que juega un partido, está abajo por 25 puntos. ¿Cómo puede uno tener un buen resultado?

P: Pero ¿usted consideraría...

TRUMP: Se pudiera realmente formular el argumento de que el 17 sea duplicado. Se puede proponer eso.

Mnuchin: Cierto.

P: ¿Consideraría un IVA para Estados Unidos?

TRUMP: Bueno, el concepto del IVA realmente me gusta. Pero déjeme darle la mala noticia: no pienso que se pueda convencer de él a este país, porque estamos acostumbrados a un impuesto sobre el ingreso. La gente está acostumbrada a este impuesto, le guste o no, está acostumbrada a este impuesto. Comprendo totalmente, porque tengo muchas propiedades en el Reino Unido y no es, en cierto modo, un mal impuesto. Y cada vez que lo pago, terminan regresándomelo. De hecho, mi contador siempre está diciendo...

P: Que es un buen impuesto.

TRUMP: No, realmente no es tan malo. Soy dueño de Turnberry en Escocia, y cada vez que pago dicen: “Sí, señor, lo paga ahora, pero lo recupera al año siguiente”. Dije: “¿Qué tipo de impuesto es este? Me gusta este impuesto”. Me gusta mucho, en muchas formas. No quiero decir que por recuperarlo, no se recupera todo, pero recuperas mucho del mismo. Pero me gusta el IVA.

No creo que pueda convencerse de él a este país, pienso que sería una sacudida demasiado grande para este sistema. Le puedo decir, si tuviéramos un IVA, haría a los tratos con México mucho más fáciles, porque neutralizaría (el IVA de México). Y realmente hablo en serio. Parte del problema con el TLCAN, el día en que lo firmaron, fue un acuerdo defectuoso porque México tiene un IVA de casi 17 por ciento y es un impuesto casi oculto, la gente no lo ve. Pero estos tipos, en vez de renegociar a la siguiente semana, hace muchos años; ¿qué tan antiguo es eso? ¿35?

Señor Mnuchin: Hace 35 años.

TRUMP: Pero en vez de negociar, sufrimos por esto durante décadas.

P: Señor presidente, en los negocios usted lleva la cuenta de sus utilidades. ¿Cómo lleva la cuenta en la Trumponomía y en la política?

TRUMP: Bueno, pienso que la cuenta va a ser al final del juego. Para mí, la cuenta va a tener que ser al final del juego. Yo decía, Mike, que vamos a estimular con los impuestos, porque vamos a recibir quizá un poquito menos, pero vamos a tener mucha más actividad, vamos a ver empresas que regresan al país.

Sé de muchas empresas que quieren regresar, pero no van a regresar debido a los impuestos. Y tenemos muchas empresas que regresarán al país. Se vieron obligadas a salir del país porque los impuestos eran demasiado altos. Muchas, muchas. Mire lo que está ocurriendo en ciertos países. De hecho, poseo muchas propiedades en ciertos países donde fueron forzadas a salir.

Mire a Irlanda. Tengo una propiedad grandiosa en Irlanda que compré durante su crisis. Y doy a los irlandeses mucho mérito, nunca elevaron sus impuestos. Uno habría pensado, cuando pasaron por eso, que habrían duplicado o triplicado sus impuestos. Nunca subieron ni un centavo. Y pasaron por ello y ahora están prosperando. Irlanda ha hecho un trabajo increíble. Muchas empresas se han mudado a Irlanda y les gusta.

Pero vamos a lograr que muchas empresas regresen, y vamos a lograr que muy pocas empresas se vayan de Estados Unidos, porque pasamos de la tasa impositiva más alta de... ya sabe, siempre dicen “los países importantes”, (pero) simplemente la tasa impositiva más alta, punto. Y luego, cuando se sumen todas las otras cosas, cuando se sumen las regulaciones al impuesto... ha habido personas que me dicen que el recorte de esas regulaciones es más importante para ellas que reducir del 35 por ciento al 15 por ciento. Y si usted me hubiera dicho eso, antes de que yo conociera la respuesta, le habría dicho: “Nadie se inclinaría por las regulaciones”. Un 90 por ciento de las personas preferiría la reducción de las regulaciones. Así que, cuando se habla sobre el recorte de impuestos, la reducción de la regulación, la Dodd-Frank... Estarán haciendo un artículo sobre eso muy pronto, porque estamos haciendo una revisión enorme de la Dodd-Frank. Estamos haciendo cosas que van a mantener a la gente verdaderamente contenta.

Y luego, finalmente, cuando yo deje la presidencia suponiendo que (Mike Pence) no me suceda, pero lo hará, pero cuando yo deje la presidencia, lo que sucederá es que lentamente lo desmontarán, lo desmontarán, lo desmontarán, y luego, en 40, 50 años, alguien más llegará y lo incorporará de nuevo.

Pero vamos a recuperar el emprendimiento. Vamos a recuperar el entusiasmo. Y si ustedes ven a las personas que leen su revista que están en este país, los niveles de entusiasmo, lo saben porque lo ven, están en los niveles más altos en que hayan estado. Los niveles de entusiasmo de los manufactureros subieron 27 puntos en dos meses. Si sube un cuarto de punto, es algo enorme... subieron 27 por ciento en dos meses, a 93 por ciento, nunca han estado ni siquiera cerca. El entusiasmo por los negocios es el más alto que haya existido.

P: Muchas gracias, señor presidente.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter