Lo más visto

Hillary regresa a la campaña con promesa de no abandonar nunca

La candidata demócrata a la presidencia estadounidense apresuró el paso y se reincorporó a la contienda electoral. Las encuestas marcan un empate.
Enlace copiado
Hillary Clinton  aseguró que no hay tiempo que perder y se reincorporó a la campaña electoral estadounidense, tras recuperarse de una neumonía.

Hillary Clinton aseguró que no hay tiempo que perder y se reincorporó a la campaña electoral estadounidense, tras recuperarse de una neumonía.

Donald Trump  presentó un plan para rescatar la economía estadounidense y fomentar el empleo. El republicano ha subido en las encuestas.

Donald Trump presentó un plan para rescatar la economía estadounidense y fomentar el empleo. El republicano ha subido en las encuestas.

Hillary regresa a la campaña con promesa de no abandonar nunca

Hillary regresa a la campaña con promesa de no abandonar nunca

Enlace copiado
La aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, regresó ayer a la campaña electoral tras haber reposado tres días por una neumonía, con críticas a su rival republicano, Donald Trump, por ser un “elemento peligroso” y su renovado compromiso de “no abandonar nunca”.

“A dos meses de las elecciones, el último lugar donde quería estar era en casa”, afirmó Clinton en un acto de campaña en Greensboro (Carolina del Norte), su primera aparición después de tres días de descanso forzado.

Por eso, aseguró: “Es una maravilla estar de vuelva en campaña”.

El regreso de la candidata demócrata se produce después de que la opacidad sobre su estado de salud generara una ola de críticas al sufrir un vahído en un acto en Nueva York el fin de semana, y confirmar, con días de retraso, que se le había diagnosticado una “suave neumonía”.

Clinton señaló que aprovechó esos días de relajación para “reflexionar” y tomar distancia, algo que la agitada agenda de la contienda electoral “no permite demasiado”.

En los últimas jornadas y además de la polémica generada por la falta de transparencia sobre su salud, la ex secretaria de Estado ha tenido que calmar otra controversia, la suscitada tras calificar a la “mitad” de los votantes de Trump de “deplorables” con ideas “racistas, machistas, homófobas, xenófobas, islamófobas”.

Por si fuera poco, Clinton ha visto cómo su ventaja en las encuestas se veía reducida notablemente, y en algunos estados considerados claves para los demócratas en la carrera presidencial, como Florida y Ohio, Trump se ponía por delante.

“Siempre he dicho que iba a ser una campaña reñida”, afirmó en una breve comparecencia ante los periodistas en Greensboro (Carolina del Norte) tras el acto, antes de partir para Washington, D. C., donde esta noche ofrecerá un discurso ante el Instituto del Caucus Hispano del Congreso (CHCI) con motivo del comienzo del Mes de la Herencia Hispana, donde también participará el presidente, Barack Obama.

Clinton no dejó de atacar a Trump por su estilo grandilocuente y excesivo.

“Lo confieso, nunca seré el ‘showman’ que mi oponente es y eso está bien. Pero yo voy a cumplir para ustedes y sus familias”, dijo Clinton en el acto, de apenas 20 minutos de duración. “¿De verdad vamos a poner al frente del país a un elemento peligroso?”, ironizó Clinton en referencia a Donald Trump.

Esta mañana, en un encuentro con periodistas en Washinton, Maya Harris, una de las asesoras políticas de Clinton, sostuvo que el regreso a la campaña se produce “porque (la candidata) cree que no hay un minuto que perder”.

“Piensa que hay mucho en juego en estas elecciones, realmente no quiere ni tomarse un momento de descanso porque quiere asegurarse de dejar claro todo lo que implican estas elecciones, cuál es su compromiso y su misión en comparación con lo que se cuenta desde el otro lado”, aseveró Harris.

En los días que ha estado fuera del ojo público, retirada en su casa familiar de Chappaqua (Nueva York) Clinton ha contado con el respaldo de pesos pesados demócratas, como el presidente Obama, que acudió a Filadelfia el martes para pedir el voto para ella, o el de su propio marido, el expresidente Bill Clinton, que viajó a Nevada para un acto de campaña.

Al apoyo también se une la primera dama Michelle Obama, quien cautivó en la Convención Demócrata celebrada en julio en Filadelfia y ahora, en la recta final de la campaña, pondrá su carisma y popularidad al servicio de la candidata presidencial.

Hoy, la esposa de Obama hará campaña por Clinton y su compañero de fórmula, el senador Tim Kaine, en la Universidad George Mason, en el norte de Virginia, un estado donde ganar es vital tanto para la candidata demócrata como para su rival republicano.

Lee también

Comentarios