Hondureña intenta atentado en Miami

La mujer estrelló su carro en una barda del aeropuerto y gritó, en lo que parecía árabe, que tenía una bomba.
Enlace copiado
Detenida. Julissa Maradiaga Iscoa vestía un velo islámico en el momento de su detención. Enfrentará cargos federales, por lo que la abogada Sherleen Méndez dijo que podría no calificar para salir bajo fianza. Está casada con un islamista radical.

Detenida. Julissa Maradiaga Iscoa vestía un velo islámico en el momento de su detención. Enfrentará cargos federales, por lo que la abogada Sherleen Méndez dijo que podría no calificar para salir bajo fianza. Está casada con un islamista radical.

Hondureña intenta atentado en Miami

Hondureña intenta atentado en Miami

Enlace copiado
Una hondureña de 33 años de edad estrelló su vehículo contra una patrulla de la policía en el aeropuerto internacional de Miami y gritó que tenía una bomba, informaron autoridades ayer.

El periódico local The Miami Herald informó que los perros detectores de bombas llegaron poco después del incidente ocurrido el jueves en la tarde en Florida. El FBI dijo en un comunicado que la mujer enfrenta cargos federales y se esperaba que acudiese ayer a la corte.

El FBI identificó a la mujer como Julissa Magdalena Maradiaga Iscoa.

El agente especial Michael Leverock informó que no parece haber ninguna conexión con el terrorismo, y no hubo heridos.

Las autoridades de Miami detallaron que la mujer, que llevaba un velo islámico, conducía un vehículo color plata cuando giró repentinamente y se dirigió hacia la entrada de la terminal aérea, impactando contra las instalaciones. Minutos después fue detenida por la policía.

La entidad dijo que la mujer gritó a los agentes sobre una bomba en un idioma que creían que era árabe, luego inglés.

El vocero del aeropuerto Gregory Chin informó que el área ya está despejada y que todos los carriles fueron reabiertos el jueves por la noche.

Según el periódico La Prensa, de Honduras, Maradiaga Iscoa está embarazada y sufre de bipolaridad. Esta información fue revelada por su hermana Jenny Iscoa (39), quien explicó que Julissa reside en Estados Unidos desde los 16 años.

De acuerdo con la hermana, hace 10 años fue deportada a Honduras, pero se regresó a Estados Unidos, donde vive su madre desde hace 26 años.

“Ella es bipolar. Mi hermana tiene problemas mentales, yo tengo más de 10 años de no ver a mi hermana”, expresó Jenny entre llanto en una entrevista al canal de televisión HCH.

Agregó: “Mi mamá dice que ella pasa pendiente del medicamento. Que le daba el dinero para que fuera a las citas, pero tiene como ocho meses de no estar con su medicamento. Un bipolar necesita medicamentos permanentemente, al dejarlo tiene crisis, ya puede ser en contra de su vida, caminar sin rumbo o escuchar voces”.

“A ella le han diagnosticado bipolaridad. Ha estado en tratamiento, ha estado interna y a veces pierde su juicio”, añadió.

La hermana también reveló que Maradiaga “se convirtió al islam hace como cuatro años”, y además confirmó que “está embarazada de un árabe y tiene dos hijos a su cargo”.

Sherleen Méndez, abogada experta en crímenes federales de Miami, dijo que, en caso de ser hallada culpable, “podría enfrentar varios años en prisión, aunque las condiciones de su posible trastorno bipolar y su embarazo pueden influir en la sentencia”.

La abogada agregó que es probable que la hondureña no califique para salir bajo fianza, ya que los cargos son un delito contra el Gobierno de EUA.

Lee también

Comentarios

Newsletter