Inundaciones mezclan aguas residuales y químicos

Los daños colaterales provocados por el huracán se expanden por los sistemas de fosas.
Enlace copiado
Enlace copiado
Las turbias aguas de las inundaciones provocadas por Harvey suponen importantes peligros para la seguridad de las personas y del medio ambiente, incluso después de que hayan remitido lo suficiente para que los residentes en el suroeste de Texas no teman por sus vidas, según expertos.

Houston ya tenía un historial de desbordamientos del alcantarillado tras el paso de tormentas. Ahora, el sistema compuesto por 40 plantas de tratamiento de aguas residuales, repartidas por toda la metrópolis, enfrenta un desafío sin precedentes.

Según funcionarios estatales, se reportaron varias docenas de vertidos de aguas fecales en zonas afectadas por el huracán, incluyendo Corpus Christi. Los sistemas de fosas sépticas privadas en zonas rurales podría fallar también.

En esas aguas estancadas se mezclan fugas de combustible, restos procedentes de vertederos, pesticidas para pastos y contaminantes de las muchas refinerías de petróleo y plantas químicas de la región.

La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos anunció el domingo que de los 2,300 sistemas de agua corriente contactados por reguladores federales y estatales, 1,514 estaban completamente operativos.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter