Italia trata de resistir amenaza de noticias falsas

Estados Unidos ya le había advertido a Roma de la injerencia. El país celebra elecciones en febrero próximo.
Enlace copiado
Italia trata de resistir amenaza de noticias falsas

Italia trata de resistir amenaza de noticias falsas

Enlace copiado

En un país como Italia, que se prepara para unas elecciones generales a partir del próximo febrero, la difusión de noticias falsas que condicionen el debate es un problema, por lo que sus partidos políticos ya discuten el modo de acotar su difusión.

La semana pasada se difundió por internet una imagen que sostenía que algunos políticos habían asistido al funeral del mafioso Tot Riina. Entre ellos, la subsecretaria de la presidencia, Maria Elena Boschi, o la presidenta de la Cámara de los Diputados, Laura Boldrini.

Esta última es objetivo frecuente de este tipo de calumnias: en una ocasión se dijo que defendía a los inmigrantes porque su hermana —difunta— gestiona una cooperativa y se enriquecía con ellos, y en otra que veía “equivocado” celebrar la Navidad en las escuelas.

Son solo algunas de las noticias falsas que campan por internet y que se intensifican al acercarse una cita electoral, según subrayaba ayer La Stampa, que aseguró que Estados Unidos ya ha advertido a Roma sobre el fenómeno, identificado con una presunta ofensiva rusa.

Por ello, el grupo del gubernamental Partido Demócrata (PD) en el Senado trabaja en un proyecto de ley que acote la difusión de mentiras y persiga a quien, amparado en el anonimato 2.0, difame en la red, de cara a una campaña electoral que se prevé intensa.

El texto sigue los pasos del ya aprobado en Alemania y aspira a responsabilizar a gigantes como Facebook o Twitter del contenido que difunden, que en caso de ser falso o delictivo deberán bloquear en un día, según informan los medios locales.

En caso de ignorar las denuncias de los usuarios, enfrentarán multas de hasta 5 millones de euros.

Todo apunta a que este proyecto no será aprobado a tiempo, pues la legislatura termina su periodo en febrero; sin embargo, refleja el grado de preocupación en la esfera la política italiana por la desinformación de un electorado que pronto deberá cambiar el Gobierno.

El secretario general del PD, Matteo Renzi, que aspira a repetir en el Ejecutivo tras su dimisión del pasado diciembre, ha rechazado la aprobación de una ley, pero ha avanzado que cada 15 días su formación presentará un informe sobre “las porquerías” de la red.

Por su parte el candidato del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), Luigi di Maio, expresó ayer su preocupación por este fenómeno y, por ello, propuso que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa monitorice la información electoral. En una entrevista a Radio 1 tampoco se mostró favorable a una nueva ley: “Hay una fea praxis en la política italiana que pretende hacer una ley para cada problema”, criticó y planteó que los medios públicos necesitan estar libres de tendencias.

Lee también

Comentarios

Newsletter