Jornada protestas en Brasil: mezcla de política, carnaval y «futbol»

En todos los 24 estados que fueron escenario de las protestas en las que se pidió la destitución o renuncia de la mandataria Dilma Roussef, la abrumadora mayoría de los asistentes lucía la camiseta de la selección nacional de fútbol.
Enlace copiado
Jornada protestas en Brasil: mezcla de política, carnaval y «futbol»

Jornada protestas en Brasil: mezcla de política, carnaval y «futbol»

Jornada protestas en Brasil: mezcla de política, carnaval y «futbol»

Jornada protestas en Brasil: mezcla de política, carnaval y «futbol»

Enlace copiado
La segunda jornada de protestas masivas contra el gobierno de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, presentó hoy una original mezcla de política, carnaval y coreografías propias de hinchadas de fútbol.

En todos los 24 estados -de 27 unidades federativas- que fueron escenario de las protestas en las que se pidió la destitución o renuncia de la mandataria del Partido de los Trabajadores (PT), la abrumadora mayoría de los asistentes lucía la camiseta de la selección nacional de fútbol.

El "uniforme", que tiñó de "verdeamerlo" las calles del país, produjo imágenes similares a las vistas durante el Mundial de Brasil 2014, cuando hasta poco antes de que Alemania frustrara al "pais do futebol" con una goleada histórica por 7-1 en las semifinales del torneo, el "mar amarillo" acaparaba el paisaje nacional.

Decenas de globos -también verdes y amarillos- lanzados al aire, rostros pintados del mismo color y con la misma estética que la usada durante el Mundial, aportaron lo suyo al perfil "futbolero" de las marchas, en las que portando además banderas, gorros, pitos y matracas, se repudió la corrupción que sacude a la estatal Petrobras e involucra a decenas de políticos, en su mayoría oficialistas.

Los perros dieron un espectáculo aparte en la jornada de movilización, que según el último balance parcial de la policía atrajo a cerca de medio millón de personas, un número sensiblemente menor que el de las marchas del pasado 15 de marzo, cuando la concurrencia fue estimada en 1,7 millones de personas.
Los perros de la policía fueron asediados por los manifestantes, que aprovechando que no mordían se turnaban para acariciarles la cabeza y/o sacarles fotos.

Otros acompañaron a sus dueños luciendo atuendos especiales, con el diseño del pabellón nacional o con las consignas más vistas y oídas en las movilizaciones: "Fuera, Dilma", "Fuera PT" y "Basta de corrupción".

Con envidiable olfato negociador, los vendedores ambulantes aprovecharon la ocasión para vender artículos "temáticos", como palomitas de maíz verdes y amarillas y golosinas decoradas con las frases de las consignas.

"Es la primera vez que vengo a vender en una protesta. Traje 200 y ya vendí 100", dijo un joven vendedor, de 21 años.

Las "selfies" también hicieron furor en las marchas, y al igual que el mes pasado, las más populares fueron las que las personas se sacaban junto a efectivos de los batallones de choque de la policía militarizada, que pasaron a tener días de celebridades, especialmente entre los grupos que defienden una intervención militar como la que tuvo lugar en 1964, en un golpe de Estado que dio inicio a 21 años de dictadura.

El trabajo infantil, presente en el cotidiano del país sudamericano, también estuvo presente en las marchas, con niños envueltos en la bandera nacional vendiendo artículos vinculados a las protestas.

Motociclistas organizados y desfilando, amigos o familiares presentando coreografías grupales y disfraces con todo tipo de accesorios -pelucas, narices de payaso, vinchas, etc- completaron las creativas puestas en escena de los manifestantes.

Una marcada minoría, pero presente en muchos de los actos, reivindicó una vez más el regreso de las Fuerzas Armadas al poder, a través de frases como "SOS FFAA" o "Intervención militar ya".

En atención al mundo globalizado, y con el fin de que las demandas fueran comprendidas en todo el mundo, muchas pancartas estaban escritas en inglés, y algunos activistas, incluso, portaron banderas de Estados Unidos.

Cuba fue otro país presente en los actos, en frases del tipo "Dilma, ve a la Cuba que te parió".


Tags:

  • brasil
  • protestas
  • futbol
  • dilma rousseff

Lee también

Comentarios

Newsletter