Kuczynski se dice el ganador de las presidenciales en Perú

El último registro oficial, alrededor de las 10 de la noche, con un 51.7 % de actas escrutadas, ponía a Pedro Pablo Kuczynski arriba de Keiko Fujimori.
Enlace copiado
Menos de dos puntos.  Los resultados de los procesamientos de actas daban apenas menos de dos puntos de diferencia entre los dos candidatos ayer por la noche.

Menos de dos puntos. Los resultados de los procesamientos de actas daban apenas menos de dos puntos de diferencia entre los dos candidatos ayer por la noche.

Convocatoria.  Más de 23 millones de peruanos estuvieron convocados ayer a las urnas para decidir quién asumirá por un período la presidencia del país suramericano.

Convocatoria. Más de 23 millones de peruanos estuvieron convocados ayer a las urnas para decidir quién asumirá por un período la presidencia del país suramericano.

Kuczynski se dice el ganador de las presidenciales en Perú

Kuczynski se dice el ganador de las presidenciales en Perú

Enlace copiado
Los primeros resultados oficiales de los comicios presidenciales de Perú mostraban ayer por la noche al exbanquero de Wall Street Pedro Pablo Kuczynski con una ligera ventaja sobre su rival, la primogénita del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, en unos sufragios en que ambos luchaban voto a voto y se hallaban a menos de dos puntos de distancia.

Los dos candidatos, considerados pro empresariales y amigos del libre mercado, no han causado temores en los inversionistas, que los ven como centro-derechistas. Keiko Fujimori se ha posicionado como la candidata de los pobres que vencerá a la delincuencia, mientras Kuczynski como el abanderado de la democracia, afirman diversos analistas políticos.

Al 51.7 % de las actas procesadas por la Oficina Nacional de Procesos Electorales, Kuczynski obtenía 50.59 % de los votos y Fujimori 49.41 %, dijo a periodistas Mariano Cucho, jefe de la entidad oficial electoral, conocida por sus sigla como ONPE, en su segundo reporte oficial. Añadió que primero se reciben de los votos de las capitales de departamentos y luego se incorporan de las zonas más alejadas del país.

Resaltó que los resultados de las zonas más alejadas a veces pueden demorar incluso “varios días” en llegar para ser procesados. Luego de conocer los resultados del conteo rápido de dos firmas privadas que también lo favorecen, Kuczynski salió de su casa, en el barrio más rico de Lima, y se dirigió al local de campaña de su partido, Peruanos por el Kambio, en donde saludó desde un balcón a sus miles de seguidores que lo esperaban cantando huaynos, la música tradicional de los Andes.

“Tenemos que ser vigilantes para que no nos roben los votos en la mesa”, dijo Kuczynski con voz afónica. Lo acompañaban su esposa estadounidense, Nancy Lange, y sus dos vicepresidentes, Martín Vizcarra, un exgobernador, y Mercedes Araoz, una exministra de Economía y Comercio Exterior. “Vamos a poder gobernar Perú hacia un horizonte brillante. Te quiero, Perú”, manifestó.

Fujimori bajó del hotel cinco estrellas capitalino donde se alojó desde la mañana y dijo por la noche a sus miles de seguidores que los dos resultados del conteo rápido simplemente mostraban “un empate técnico” con su rival.

“Vamos a esperar con prudencia porque en toda la noche llegarán los votos de las regiones, del extranjero y el voto rural del Perú profundo”, dijo la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori con voz enérgica, mientras sus simpatizantes, con banderas de color anaranjado, le gritaban “Vamos, Keiko, vamos. Hasta presidenta no paramos”.

En los últimos días, Kuczynski, de 77 años, abandonó su habitual parsimonia y atacó con dureza a Fujimori, de 41 años, ligándola con la corrupción.

“El narco-Estado nos va a matar a todos... necesitamos un Gobierno limpio desde arribita hasta abajito”, dijo durante el cierre de su campaña en una zona de clase media en Lima.

Añadió que combatirá “el narcotráfico y las conexiones dudosas de esa gente con la política”. La referencia no era solo a los lazos del padre de su rival –Alberto Fujimori– con la corrupción y los escuadrones de la muerte, por los que está sentenciado a 25 años de cárcel, sino un intento de llamar la atención sobre más escándalos del partido de Fujimori.

Lee también

Comentarios

Newsletter