La Aurora sigue en la sala de espera

La remodelación iniciada en 2005 está estancada, el puerto más importante de embarque aéreo de Guatemala aún no logra levantar el vuelo en pleno.
Enlace copiado
La Aurora sigue en la sala de espera

La Aurora sigue en la sala de espera

La Aurora sigue en la sala de espera

La Aurora sigue en la sala de espera

Enlace copiado
Tuvieron que pasar 38 años desde de la construcción de la terminal de pasajeros de La Aurora, en la ciudad de Guatemala, para que se iniciara un proceso de remodelación, y, a pesar de la larga espera el plan sigue en “stand by” y envuelto en la polémica.

La obra de remodelación está detenida, y la ampliación iniciada hace 10 años corresponde a la primera fase del denominado Plan Maestro del Aeropuerto La Aurora, firmado entre el Gobierno de Guatemala y la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

“El Plan Maestro fue el resultado de estudios en donde expertos nacionales así como internacionales de OACI, plasmaron el futuro de La Aurora. Es un proyecto dividido en 5 fases de ampliación. Área central y norte; Carga aérea; Calle de rodaje oeste; Mangas de acceso sur, este y viabilidad. Cada una de estas cinco fases es un capítulo en donde están todos los planos completos y estudios para cada una de las ampliaciones”, explica José Roberto Moreno Botrán, quien fungió como interventor y director general de la DGAC en el período de 2004 a 2007.

El proyecto que inició en 2006 buscaba consolidar a La Aurora como categoría 1 de acuerdo con los estándares de la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés).

Contemplaba que, por medio del Departamento de Asistencia Técnica de la OACI se evaluara la posibilidad de crecimiento y modernización del complejo.

Además quería ampliar la capacidad de recepción de viajeros y llegar a los 4 millones al año aseguró la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). Actualmente transitan en promedio 1.9 millones de pasajeros.

$120 millones para empezar

La primera fase que involucró el área central y norte del Aeropuerto Internacional La Aurora se realizó entre el año 2006 y 2007, con una inversión de $120 millones. Monto que significó 20 mil metros cuadrados de construcción de un edificio de tres niveles, con estacionamiento para 480 vehículos. Además la ampliación del área de “check in” en 4 mil metros cuadrados adicionales que involucra el área de mostradores que de 18 unidades pasó a 60.

El sector de arribos fue ampliado en 8 mil metros cuadrados, con 20 mostradores para la atención de migración, donde había únicamente dos. Se instalaron seis fajas de 50 metros lineales cada una para la transportación de equipaje y una de 30 metros lineales para equipaje de volumen. Anteriormente solo había una de 20 metros lineales.

De igual manera se construyeron 27 mil metros cuadrados del puerto de embarque central de la terminal aérea, en el cual se encuentra el área comercial, restaurantes, salas de espera y seis posiciones de abordaje para aeronaves de fuselaje ancho. Dos de éstas fueron diseñadas con doble muelle de abordaje para atender al Airbus A380 y 747-800, para atender el ingreso y egreso de pasajeros en los dos niveles de ese tipo de aeronaves.

El puerto de embarque norte, un edificio de 27 mil metros cuadrados, también cuenta con áreas comerciales, restaurantes, salas de espera y muelles para 17 posiciones aparte de contar en el extremo norte con salas y buses para cuatro posiciones remotas.

Con estas remodelaciones y ampliaciones se pasó de tener siete puertas de abordaje a 23, más las cuatro remotas. Adicionalmente se construyeron 170 mil metros cuadrados en la plataforma de rodaje y estacionamiento de aeronaves para el puerto central y norte. Y en el sótano del edificio se construyó el área de equipaje. “El equipo instalado es de lo mejor disponible en el mercado cuando se adquirió”, asegura el vocero de la DGAC, Óscar Estrada.

De esa primera fase del Plan Maestro, el único que no se completó al 2007 fue la terminal para vuelos nacionales. Un edificio que quedó avanzado en un 70 %, el cual es necesario terminar para que de esa terminal arriben y partan vuelos con destino al Aeropuerto Mundo Maya en Petén. Ante la falta de esta terminal, los vuelos nacionales salen de los hangares de las empresas particulares en lugar de que salgan directamente del aeropuerto, comenta el promotor del plan de modernización.

“Desafortunadamente no ha habido un consenso entre el gobierno y las autoridades que administran las instalaciones del aeropuerto. Precisamente para hacer las adecuaciones de áreas para funcionamiento integral de todos los servicios incluidos en ese plan”, expone el director general de la Asociación de Guatemalteca de Exportadores (Agexport), Luis Godoy.

Adecuaciones que incluye la habilitación de más espacios en el área de bodegas contiguas a la pista de navegación para atender más aeronaves y prestar servicio adecuado tanto para carga de exportación como de importación. Movimiento que se ha intensificado, debido principalmente, a que el envío aéreo es una tendencia mundial derivado de las compras por Internet principalmente, menciona Godoy.

“La visión del Plan Maestro es clara... convertir el Aeropuerto La Aurora en un hub de carga y pasajeros regional junto con la construcción de un sistema de aeropuertos en todos los departamentos del país y lugares turísticos (falta construir 18 aeropuertos más en el interior)”, comenta Moreno Botrán.

Lee también

Comentarios

Newsletter