La dura vida de algunos inmigrantes en Catar

Ser inmigrante de países como la India, Pakistán, Bangladesh o Sri Lanka en el rico emirato petrolero no es fácil, más si se es soltero.
Enlace copiado
La dura vida de algunos inmigrantes en Catar

La dura vida de algunos inmigrantes en Catar

La dura vida de algunos inmigrantes en Catar

La dura vida de algunos inmigrantes en Catar

Enlace copiado
Solos y lejos de sus países, decenas de miles de trabajadores asiáticos sufren las penalidades de ser solteros en Catar, donde no son bienvenidos en los templos de ocio, los centros comerciales, por lo que ahora se construye uno especial para ellos.

Dos tercios de los casi dos millones de habitantes del emirato son solteros, la mayoría inmigrantes de la India, Pakistán, Filipinas, Bangladesh, Sri Lanka y Nepal, que, aunque tengan cónyuge en su lugar de origen, legalmente son considerados célibes si pasan más de seis meses solos en Catar.

Tras una dura semana de trabajo, estos hombres, muchos de ellos obreros de la construcción, no tienen dónde pasar su única jornada libre, el viernes, ya que en la mayoría de lugares de esparcimiento ese día está dedicado a las familias y, aunque la entrada de solteros no está prohibida, su presencia está mal vista.

Así ocurre en los centros comerciales, donde el aire acondicionado supone un aliciente más en verano para protegerse de temperaturas de hasta 50 grados: un lujo al alcance de cataríes y expatriados occidentales y de otros países, pero no de los trabajadores asiáticos.

No lo tienen más fácil en invierno, cuando el clima permite recorrer a pie los 5 kilómetros del paseo marítimo de Doha, la Corniche, porque aquí tampoco son bienvenidos los hombres solteros, que suelen pasar el día en grupo.

Por tanto, cuando llega el viernes, los inmigrantes asiáticos, que representan el 74 % de la población, se ven obligados a permanecer recluidos en los complejos residenciales donde viven, en la zona industrial de la ciudad.

La única alternativa para entretenerse es pasar el día en las calles que rodean el zoco, donde se reúnen para hablar, fumar y compartir sus ratos de asueto con amigos.

Ese es el caso de Raj, un obrero que paradójicamente trabaja en la construcción de un centro comercial, para quien los viernes “son muy aburridos” si no puede juntarse con sus compañeros.

Para atender las necesidades de estos trabajadores se está construyendo un centro de ocio en el área industrial de Doha, especial para hombres solteros, con instalaciones deportivas, recreativas, de entretenimiento y comerciales.

Tags:

  • Catar
  • Doha
  • inmigrantes asiaticos
  • emirato petrolero
  • Mundial 2022
  • India
  • Pakistan
  • Bangladesh
  • Sri Lanza
  • Nepal

Lee también

Comentarios

Newsletter