La región más violenta del mundo pide por inversión

Los presidentes de El Salvador, Guatemala y Honduras realizaron un conversatorio con empresarios del continente.
Enlace copiado
Apoyo.  Mandatarios de Honduras, Guatemala y El Salvador mostraron cómo están propiciando que países reciban inversiones.

Apoyo. Mandatarios de Honduras, Guatemala y El Salvador mostraron cómo están propiciando que países reciban inversiones.

La región más violenta del mundo pide por inversión

La región más violenta del mundo pide por inversión

Enlace copiado
Luis Laínez

Enviado

Panamá

Guatemala y Honduras llegaron con el acuerdo de la unión aduanera como carta de presentación para pedir más inversión a empresarios reunidos por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el marco de la VII Cumbre de las Américas. El Salvador, con proyectos internos y reformas, también pidió confianza.

Otto Pérez Molina, el gobernante guatemalteco, empezó a seducir a los hombres de negocios tratando de demostrar que Guatemala, y Centroamérica, sabían superar los grandes conflictos.

La unión aduanera, dijo, abre un abanico de posibilidades, sobre todo porque su país superó las expectativas de crecimiento para 2014 (que le daban 3.6 % y terminó con 4.4 %). Esto es porque han llegado inversiones, porque mejoramos 24 posiciones para hacer negocios (ocho puestos en foro económico mundial). “Mensaje es que países van a crecer si hacen inversiones y dan oportunidades y empleo, para luchar contra pobreza”, manifestó.

Agregó que ya asumieron el reto de superar la inseguridad, a través de mejoras en la Policía y certeza en la seguridad jurídica.

Juan Orlando Hernández, de Honduras, dice que sus retos son la recuperación de la confianza y del optimismo y avanzar en generación de empleos. Para ello, tiene la fórmula: “Es tiempo de grandes obras de infraestructura”.

Habla de repotenciar el puerto Cortez y construir dos puertos más: El Castillo, en el Caribe, y Amapala, en el golfo de Fonseca. Señaló que Honduras es el mayor exportador de tilapia y textiles del continente, y el quinto productor mundial de café. Aseguró es el país con mayor población bilingüe en Centroamérica, por lo que los “call center” crecen.

Confianza y unidad

Para el presidente Salvador Sánchez Cerén, el proyecto de la Alianza por la Prosperidad impulsado por Estados Unidos –y que pretende el financiamiento de proyectos por un valor de $1,000 millones– no solo busca disminuir migración, sino convertirse en una oportunidad para la región.

La única forma de lograr estos avances, dijo Cerén a los hombres de negocios, es lograr el trabajo conjunto entre gobierno, sociedad civil y empresarios. Según el gobernante, hay necesidad de “fortalecer puentes de trabajo y entendimiento con empresarios”.

“Agradezco la buena disposición de los empresarios salvadoreños para alcanzar la prosperidad para nuestra gente”, expresó.

Por ahora, dijo, lo que su gobierno ha impulsado es una ley de estabilidad jurídica de las inversiones, la instalación de una ventanilla única, la creación de un marco legal para impulsar los asocios público-privados como “estrategia para acelerar la inversión y el crecimiento” y reducir los costos energéticos de las empresas.

A esto, apuntó, se unen los esfuerzos por combatir la violencia en el país, misma que provocó el aumento de homicidios, de hasta 15 diarios, como sucedió en marzo. Según Sánchez Cerén, la receta para combatir esta criminalidad se centra en la aprobación de la ley anti extorsiones, el nombramiento de un comisionado para la seguridad y la entrada en vigencia del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia.

“Permítanme señores empresarios invitarlos a que inviertan en nuestro país, ser parte de nuestra historia de éxito, del desarrollo económico y social de nuestros pueblos. Gobierno dispuesto a avanzar en este camino y estamos dispuestos a que nos acompañen”, exhortó Sánchez Cerén.

Lee también

Comentarios

Newsletter