La trata de personas se alimenta del tráfico ilícito de migrantes

Quienes viajan a otro país de forma irregular corren el riesgo de caer en manos de traficantes, advierte la ONU.
Enlace copiado
La trata de personas se alimenta del tráfico ilícito de migrantes

La trata de personas se alimenta del tráfico ilícito de migrantes

Esclavitud.  Más de la mitad de las víctimas son niñas de 14 a 17 años que son sometidas a trabajos sexuales.

Esclavitud. Más de la mitad de las víctimas son niñas de 14 a 17 años que son sometidas a trabajos sexuales.

Enlace copiado
El responsable de la Oficina de la ONU contra las Drogas y el Delito (UNODC) para Centroamérica y el Caribe, Amado Philip de Andrés, dijo en entrevista con Efe que comienzan a evidenciarse los vínculos entre la trata de personas para su explotación sexual y el tráfico ilegal de migrantes.

Más de la mitad de las víctimas son niñas de 14 a 17 años de la región. Los criminales engañan a sus familias, “les prometen todo”, y las explotan, en un negocio que genera al menos $400 millones anuales en Centroamérica y el Caribe, informó.

En 2015, la mitad de las mujeres forzadas a prostituirse en Panamá eran venezolanas y colombianas, según la Comisión Nacional contra la Trata de Personas (CNTP).

Las investigaciones de su oficina concluyeron que muchas de las víctimas explotadas en Panamá “fueron trasladadas a Europa”.

La Oficina de la ONU está trabajando ahora en Panamá en el establecimiento de un “albergue modelo en todo el continente” para las víctimas, con idea de abrirlos en puntos estratégicos y también en las fronteras con Colombia y Costa Rica.

De Andrés destacó la necesidad de una “cooperación muy estrecha” entre los países afectados: “Puede haber cuatro víctimas de República Dominicana y el tratante puede ser una mujer panameña en Panamá. Suelen ser casos que se relacionan en dos o tres jurisdicciones”.

Según el director de la Procuraduría Especializada contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas, Jónathan Baró, hay dominicanas víctimas de trata para prostituirlas en Panamá, Haití, España, Suiza, Argentina, Uruguay, Curazao, San Martín, Trinidad y Tobago y hasta Guinea Ecuatorial.

En América, la mayoría de los casos de trata detectados tienen el fin de la explotación sexual: en 2014, afectaba al 55 % de las víctimas en Centroamérica y el Caribe (niñas en su mayoría) y al 57 % en Sudamérica y América del Norte, según la UNODC.

La esclavitud laboral afectó al 15 % de las víctimas en Centroamérica/Caribe, al 29 % en Sudamérica y al 39 % en América del Norte.

Otras víctimas de trata terminan en las redes de mendicidad, de adopción o matrimonio forzados, de tráfico de órganos, un delito este último casi invisible para las autoridades.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter