Loading...

"La verdad no (se lo recomiendo a nadie). Fue duro": Migrantes pagaron miles de dólares y fueron detenidos al llegar a EUA

Con los pies llenos de barro, esposados de las manos, sin las cintas de sus zapatos ni ganas de seguir adelante, ocho hombres de Honduras, Nicaragua y México se sientan en tres grupos sobre la tierra en Mission, Hidalgo (Texas). Los oficiales de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (BP, en inglés) los rodean.

Enlace copiado
Fin del camino.  La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos hace detenciones a diario en el área del Valle de Río Grande. FOTO DE LA PRENSA/AMANDA HERNÁNDEZ

Fin del camino. La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos hace detenciones a diario en el área del Valle de Río Grande. FOTO DE LA PRENSA/AMANDA HERNÁNDEZ

Enlace copiado

El viaje que se decidieron a hacer de forma irregular parece ese último martes de febrero un sinsentido; y todos los días de largas caminatas, hambre, sacrificios y haber dejado atrás a sus familias han sido en vano. Lograron llegar a Estados Unidos. Pero no a su destino final. Y desde ya la BP dice que tendrán que volver a sus países de origen.

"¿No se lo recomienda a nadie?", le pregunta un periodista a un hondureño, mientras oficiales procesan a los ocho hombres. Él mira hacia abajo, sonríe con pesar al suelo pero responde decidido: "La verdad que no".

Detalle de los pies de los migrantes que fueron aprehendidos. FOTO CORTESÍA DE LA EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS EN EL SALVADOR.

Ahora todas sus pertenencias, el puñado que podía cargar, están en bolsas plásticas con el logo del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, en inglés). Al lugar donde los llevarán no podrán llevar sus cosas. "¿Van a volver a intentarlo?", le pregunta uno de los periodistas centroamericanos en el lugar. "No creo. Fue muy duro", responde.

“Tardamos en el monte como dos días, para esto. Acabamos de salvarle la vida a otras personas ahí (en el Río Grande), se estaban ahogando. 
Los que venimos tenemos que apoyarnos, porque, si no...”.


Inmigrante hondureño detenido en la frontera de EUA

Pagaron entre $7,000 y $8,000. Algunos querían llegar a Nueva York, a más de 1,800 millas de distancia de donde fueron aprehendidos.

Los migrantes fueron detenidos después de dos días de permanecer entre la hierba. FOTO DE LA PRENSA/AMANDA HERNÁNDEZ

En lugar de eso, fueron puestos en una camioneta del Gobierno, poco antes de las 8 de la mañana, y llevados a un Centro de Procesamiento (CPC, en inglés) en Texas. Todo acabó. En el CPC, conocido como "Úrsula", decidirían si pasaban a manos de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) y si finalmente serían deportados.

"Tardamos en el monte como dos días, para esto. Acabamos de salvarle la vida a otras personas ahí (en el Río Grande), se estaban ahogando. Los que venimos tenemos que apoyarnos, porque, si no...", dice el hondureño antes de que le quitaran las esposas. Ninguno intentó escapar o se puso violento. Estaban exhaustos.

Un agente de la Patrulla Fronteriza vigila el río Grande desde el área del Valle de Río Grande, en Texas. FOTO DE LA PRENSA/AMANDA HERNÁNDEZ

Pero los agentes dicen que como los migrantes cruzan en grupos, y superan en número a los oficiales fronterizos tienen que ser esposados. Todo se desarrolla con tranquilidad, mientras prensa de El Salvador, Honduras y Guatemala observa.

Tenían planes para que los llegaran a "levantar" más adelante para llegar al interior del país. No mencionan si llegaron con un coyote; sin embargo, los oficiales de la Patrulla afirman que así es como llegan todos los inmigrantes irregulares. Pero ninguno los identifica.

La zona fronteriza del Valle del Río Grande, donde se encuentra Mission, es la más transitada por la migración irregular.

Cansados. A pesar de estar visiblemente cansados los inmigrantes son esposados cuando la Patrulla Fronteriza los encuentra. FOTO CORTESÍA DE LA EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS EN EL SALVADOR

Christian Álvarez, vocero de la Patrulla Fronteriza en el área, afirma que los coyotes dejan a los inmigrantes en "casas seguras" cerca de la frontera. Ahí deben esperar hasta un mes para la segunda fase del cruce, donde intentarán ingresar escondidos en contenedores o vehículos. Después los vuelven a bajar en ranchos, donde les dicen que caminarán unas cuantas horas, que terminan siendo días. Los oficiales del DHS dicen que aunque lo lograran, en el interior del país los espera ICE.

Algunos se deshidratan y mueren en los ranchos del valle.

"La mayoría van a ser retornados, porque es caso por caso (que se determina), pero la mayoría va a ser retornado", dice Álvarez.

"No nos tocó mala suerte, sino... Así es la vida, ¿no?", dice uno de los inmigrantes antes de subirse a la camioneta del Gobierno.

La zona del Valle del Río Grande es la más transitada por la migración irregular. Está en Texas. FOTO DE LA PRENSA/AMANDA HERNÁNDEZ

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines