Lo más visto

Las “noticias falsas”, un cáncer sin control en redes sociales

Representantes de Facebook, Google y Twitter declararon ante el Congreso EUA cómo las publicaciones falsas son más graves de lo que se pensaba.
Enlace copiado
Las “noticias falsas”, un cáncer sin control en redes sociales

Las “noticias falsas”, un cáncer sin control en redes sociales

Enlace copiado

La trama de injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016 de Estados Unidos tomó otro giro este martes cuando altos ejecutivos de Facebook, Google y Twitter admitieron que la propagación de “noticias falsas” propiciadas por Rusia es mucho más grave de lo que habían aceptado.

“La interferencia extranjera que hemos visto es censurable”, reconoció el abogado general de Facebook, Colin Stretch, durante la audiencia en el Congreso de Estados Unidos, en la que algunos senadores reprocharon a las compañías tecnológicas la lentitud en detectar los abusos a través de anuncios comprados supuestamente por Rusia.

“Actores extranjeros, escondidos detrás de cuentas falsas abusaron de nuestra plataforma”.  
Facebook declaración ante Congreso de EUA

En concreto, Stretch confirmó que la compañía Internet Research Agency (IRA), vinculada al Kremlin, creó unas 120 páginas en Facebook que produjeron unas 80,000 publicaciones entre enero de 2015 y agosto de 2017, es decir, mucho antes y después de las elecciones presidenciales, celebradas en noviembre de 2016.

Esas publicaciones aparecían automáticamente en el portal de Facebook de algunos usuarios y llegaron a alcanzar a 29 millones de estadounidenses.

“El abuso de nuestra plataforma para una manipulación de las elecciones patrocinada por un Estado es un desafío para nosotros, uno que estamos determinados a afrontar”, indicó por su parte el abogado general interino de Twitter, Sean Edgett, quien reconoció que es muy difícil de evitar.

“Cuando se trata de las elecciones de 2016: La injerencia extranjera que hemos visto es censurable”.  
Facebook declaración ante Congreso de EUA

Algunos senadores se mostraron frustrados por el avance lento de las investigaciones internas.

“¿Por qué necesitó Facebook 11 meses para avanzar y ayudarnos a entender el alcance de este problema; ver claramente el problema que es y comenzar a trabajar para abordarlo en una forma legislativa responsable?”, preguntó el senador Chris Coons, demócrata por Delaware.

Fue hace casi un año que Mark Zuckerberg declaró que era una idea “alocada” pensar que otro país podría interferir en las elecciones por estos medios. La realidad resultó ser muy diferente.

 

Noviembre 10, 2016 
El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, (arriba) dice que la influencia de las llamadas “noticias falsas” en la elección presidencial de Estados Unidos es una “idea bastante alocada”.


Enero 6, 2017
Un informe del director de Inteligencia Nacional concluye que el presidente ruso, Vladimir Putin, (derecha) ordenó una campaña de propaganda del Kremlin contra la credibilidad de Hillary Clinton y aumentó las posibilidades de Donald Trump de ganar la presidencia. 

Julio 20
El miembro del equipo de la campaña digital de Trump Gary Coby dice a CNN que Facebook colaboró directamente con la campaña de Trump. 


 Agosto 3
Facebook dice que combatirá las noticias falsas, enviando a revisores de hechos las que podrían no ser verdaderas. 

 Septiembre 6
Facebook revela la relación entre un gasto de $100,000 en anuncios políticos y Rusia.

Sep 15 
El fiscal especial 
Robert Mueller (izquierda) ordena a Facebook entregar 3,000 anuncios electorales relacionados con Rusia. 

Sep 28
Twitter revela que el sitio de noticias ruso RT gastó $274,100 en anuncios en 2016.


Octubre 19
Introducen en el Senado la iniciativa Ley de Anuncios Honestos. Si se aprueba, requerirá que los anuncios políticos en medios sociales sigan las mismas normas que los otros medios. 

Octubre 31
En una audiencia en el Senado, Facebook revela que anuncios políticos de Internet Research Agency (IRA), con base en el Kremlin, llegaron a 126 millones de usuarios. La propaganda de la IRA fue incluida en 1.4 millones de mensajes de Twitter y se cargó en 1,100 videos o más en YouTube, propiedad de Google.

Los contenidos de esas publicaciones estaban relacionados con la raza, la religión, el derecho a las armas y con la orientación sexual y de género.

 

Lee también

Comentarios