Lo más visto

Líderes se despiden de Mandela

Un centenar de presidentes y líderes de Estado asistieron ayer a Johannesburgo. Miles no llegaron al estadio por la persistente lluvia.
Enlace copiado
Líderes se despiden de Mandela

Líderes se despiden de Mandela

Líderes se despiden de Mandela

Líderes se despiden de Mandela

Enlace copiado
Gobernantes del mundo y una multitud de sudafricanos que cantaban con júbilo rindieron homenaje ayer a Nelson Mandela en un estadio de fútbol en Soweto, durante una jornada fría y lluviosa.

Sones de cornetas y aplausos resonaban en el estadio. La lluvia, considerada una bendición por la población negra, entusiasmó a la multitud.

La lluvia persistente mantuvo alejada a mucha gente. El estadio, con capacidad para 95,000, no estaba lleno al mediodía, cuando comenzó la ceremonia con la entonación del himno nacional. Varios trenes dispuestos para llevar gente al lugar de la ceremonia se vieron demorados por un corte de electricidad.

Thabo Mbeki, el expresidente sudafricano que sucedió a Mandela, fue recibido con una ovación. Mientras, los espectadores cantaban alabanzas a Mandela, considerado por muchos el padre de la nación.

Ayer se cumplieron 20 años del día en que Mandela y el último presidente de la era del apartheid, F.W. de Klerk, recibieron el Premio Nobel de la Paz. De Klerk, quien se hizo amigo de Mandela, también estaba presente.

Uno de los puntos que destacó del evento fue el apretón de manos que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio a su homólogo cubano, Raúl Castro, ante millones de personas que seguían el funeral.

Fue un gesto inédito en décadas de desencuentros entre Washington y La Habana: cuando se dirigía a la tribuna para pronunciar su discurso, Obama se detuvo para tenderle la mano por primera vez a Castro. El mandatario cubano aceptó el saludo y le sonrió. Ambos intercambiaron unas palabras.

El apretón de manos causó sensación sobre todo en Estados Unidos, donde se convirtió en tema del día entre partidarios y detractores de la política de mano dura con el castrismo.

Simbólicamente, el fugaz saludo entre los líderes de las dos naciones enemistadas hace más de medio siglo se dio en las honras fúnebres de Mandela, un ícono mundial de la reconciliación.

Sin embargo, la Casa Blanca y el propio Castro minimizaron después el saludo, pues el presidente cubano aseguró que el intercambio fue “normal”.

Obama también saludó a la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien meses atrás canceló una visita de Estado a Washington furiosa ante las revelaciones de que la Agencia de Seguridad Nacional había espiado sus comunicaciones.

En su discurso, Castro calificó a Mandela como un “símbolo supremo de la lucha revolucionaria”, y advirtió que “la humanidad no podrá responder a sus colosales desafíos sin una concentración de esfuerzos entre todas las naciones”, como la que promulgó Madiba.

Agregó que Latinoamérica y el Caribe avanzan ya hacia la unidad y la integración”, y sostuvo que Mandela, al que definió como un “profeta de la libertad y de la reconciliación”, fue un “ejemplo insuperable” para todos los países de la región.

Mientras, Rousseff aseguró que Madiba, a quien considera la personalidad “más extraordinaria” del siglo XX, “inspiró la lucha civil en Brasil y América del Sur”.

Tags:

  • sudafrica
  • nelson mandela
  • soweto
  • barack obama
  • raul castro
  • dilma rousseff
  • nobel de la paz
  • apartheid
  • nelson-mandela

Lee también

Comentarios