Lo más visto

Llamado papal a trabajar por los migrantes y pobres

Al ritmo de música caribeña en la terminal portuaria de Contecar, en Cartagena de Indias, el papa Francisco ofició la última misa en el marco de la visita que realizó a Colombia, donde también condenó el narcotráfico y sus efectos.
Enlace copiado
Recibimiento. El papa fue recibido en Cartagena de Indias por autoridades y un 
grupo de niños quienes le obsequiaron el tradicional sombrero vueltiao.

Recibimiento. El papa fue recibido en Cartagena de Indias por autoridades y un grupo de niños quienes le obsequiaron el tradicional sombrero vueltiao.

Enlace copiado
Durante su mensaje antes del rezo del ángelus en la ciudad de Cartagena de Indias, última etapa de su viaje a Colombia, el papa Francisco llamó a trabajar para dar dignidad a todos los descartados por la sociedad, los migrantes y los que sufren violencia y trata de personas.

LEA ADEMÁS: Papa llama a Iglesia a dejar la comodidad

Tras visitar el santuario de San Pedro Claver, el jesuita español conocido por su defensa de los esclavos africanos que llegaban al nuevo continente en el siglo XVII, Francisco celebró el ángelus en la plaza que lleva el nombre del santo.

Habló sobre el testimonio del jesuita, quien pasó los últimos cuatro años de su vida en el abandono, pero su obra trascendió. “Todavía en Colombia y en el mundo millones de personas son vendidas como esclavos, o bien mendigan un poco de humanidad, un momento de ternura. Se hacen a la mar o emprenden el camino porque lo han perdido todo, empezando por su dignidad y sus propios derechos”, dijo el papa.

Y entonces llamó a “trabajar por la dignidad de todos nuestros hermanos, en especial por los pobres y descartados de la sociedad, por aquellos que son abandonados, por los emigrantes, por los que sufren la violencia y la trata”.

LEA ADEMÁS: El papa pide perdonar sin olvidarse de hacer justicia 

Un mensaje que llega pocos días después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la cancelación del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés) que beneficia a unos 800,000 jóvenes, conocidos como “dreamers”, que llegaron indocumentados.

Para esa visita a Cartagena, el papa argentino eligió visitar dos lugares simbólicos de la desigualdad social existente en Colombia: la barriada marginada de San Francisco y la casa del santo.

En su discurso tras visitar la casa de San Pedro Claver y rezar ante sus restos, Francisco contó la historia del lienzo con la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá, la patrona de Colombia, para compararlo con las historias de marginación; ya que dicha imagen estuvo abandonada durante mucho tiempo.

“Una mujer sencilla, la primera devota de la Virgen de Chiquinquirá, que según la tradición se llamaba María Ramos, vio en esa tela algo diferente. Tuvo el valor y la fe de colocar esa imagen borrosa y rajada en un lugar destacado, devolviéndole su dignidad perdida”, expresó el pontífice.

Francisco usó este ejemplo para elogiar a quienes “de diversas maneras, buscan recuperar la dignidad del hermano caído por el dolor de las heridas de la vida, de aquellos que no se conforman y trabajan por construirles una habitación digna, por atender sus necesidades perentorias”.

Por la tarde, en la última misa oficiada en el área portuaria Contecar, el obispo de Roma también condenó “el drama lacerante” de la droga y el narcotráfico. “Condeno con firmeza esta lacra que ha puesto fin a tantas vidas y que es mantenida y sostenida por hombres sin escrúpulos”, expresó.

E instó a trabajar por terminar con ese flagelo. “Hago un llamado para que se busquen los modos para terminar con el narcotráfico, que lo único que hace es sembrar muerte por doquier, truncando tantas esperanzas y destruyendo tantas familias”, agregó.

El papa también denunció la explotación laboral que se da mediante la prostitución y la trata de personas, entre otros problemas. “Pienso en el blanqueo ilícito de dinero, así como en la especulación financiera que a menudo asume rasgos perjudiciales y demoledores para sistemas económicos y sociales, exponiendo a la pobreza a millones”, dijo.

Francisco aprovechó su último discurso para lanzar un mensaje sobre el proceso de paz en Colombia. “No pueden obviar los procesos de la gente”, indicó.
 

Lee también

Comentarios