Lo más visto

Más de Internacionales

Llanto y fiesta se conjugan tras muerte del comandante

El histórico líder de la revolución cubana murió a los 90 años. Su partida desprende emociones diversas entre propios y ajenos. La isla decretó nueve días de duelo para despedirlo.
Enlace copiado
Llanto y fiesta se conjugan tras muerte del comandante

Llanto y fiesta se conjugan tras muerte del comandante

Llanto y fiesta se conjugan tras muerte del comandante

Llanto y fiesta se conjugan tras muerte del comandante

Enlace copiado
Cuba amaneció ayer sin su líder histórico, Fidel Castro. En las calles de la isla apenas se comenzaba a digerir la noticia, una que genera una diversidad de emociones. El viernes por la noche, la imagen de su hermano Raúl Castro en televisión nacional cubana también sorprendió al mundo. Con voz entrecortada y temblorosa, el presidente cubano dio la noticia: Fidel Castro murió. El hombre que condujo a un grupo rebelde a la victoria, impuso un régimen socialista de corte soviético, desafió a la mayor potencia y fue referente de la izquierda mundial durante más de medio siglo murió a los 90 años. “¡Hasta la victoria siempre!”, exclamó Raúl vestido de verde olivo al hacer el anuncio el viernes a las 11:53 (hora de la isla) en televisión local. La muerte del líder se produjo a las 10:29 de la noche. Su cadáver será cremado.

Tras la consternación mundial, el Consejo de Estado de Cuba decretó ayer nueve días de luto por la muerte del expresidente y líder de la revolución cubana. “Durante la vigencia del duelo nacional cesarán las actividades y espectáculos públicos, ondeará la enseña nacional a media asta en los edificios públicos y establecimientos militares, y la radio y la televisión mantendrán una programación informativa, patriótica e histórica”, rezó el comunicado del Consejo de Estado.

Cuba se detuvo en seco. No hubo rumores previos y, pese a la avanzada edad de Fidel Castro, su deceso tomó por sorpresa a todos. Entretanto, el exilio en Miami destapó botellas de champán. “¡Cuba libre!” y “¡Libertad, libertad!”, gritaban los férreos opositores del gobierno socialista. Dos caras de la moneda que tienen sus máximos representantes en la isla y en la comunidad de exiliados de Miami.

Los líderes mundiales también apresuraron sus reacciones ante el deceso del mayor de los Castro, entre homenajes de unos, recuerdos de otros y algún reclamo para levantar el embargo sobre Cuba.

El aún presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reaccionó con prudencia pero en un tono conciliador y nada revanchista: “La historia juzgará el enorme impacto de esta singular figura en las personas y en el mundo a su alrededor (...) Durante mi presidencia trabajamos duro para dejar atrás el pasado y buscar un futuro en el que la relación de nuestros dos países no esté definida por nuestras diferencias, sino por las muchas cosas que compartimos como vecinos y amigos”.

Pero los hubo menos diplomáticos, como el del presidente electo de la nación que mantuvo un histórico embargo contra la isla, Donald Trump.

“Hoy el mundo es testigo del deceso de un dictador brutal que oprimió a su propio pueblo por casi seis décadas (...) Aunque las tragedias, muertes y dolor provocados por Fidel Castro no pueden ser borrados, nuestra administración hará todo para asegurar que los cubanos puedan finalmente comenzar su camino hacia la prosperidad y la libertad”, dijo.

Por su parte, el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, confirmó a la cadena Telesur que viajará a las exequias de Fidel Castro, junto con su esposa.

Cerén participó ayer en su acostumbrado festival, donde dedicó varios minutos a rendir un homenaje a Fidel, a quien se refirió como un líder histórico.

Venezuela, uno de los países más cercanos a la Cuba de Fidel, declaró ayer tres días de luto. Argelia decretó ocho días de duelo. Por su parte, el gobierno nicaragüense de Daniel Ortega también anunció un duelo de nueve días para rendir homenaje a Fidel Castro.

En la isla, las ediciones especiales de la prensa estatal cubana estuvieron pronto disponibles en las calles: los medios impresos oficialistas se sumaron al luto nacional y su tinta ayer fue exclusivamente negra, en lugar del habitual rojo y negro del icónico diario Granma, o el azul y negro de Juventud Rebelde, rotativo de la Unión de Jóvenes Comunistas.

La organización de las exequias del líder cubano quedó a cargo de una entidad creada específicamente para este fin, denominada “Comisión organizadora del comité central del partido, el Estado y el Gobierno para las honras fúnebres del comandante en jefe Fidel Castro Ruz”.

Ese organismo avanzó un calendario de actos para conocimiento de la población cubana que incluye información pormenorizada sobre los homenajes y actos que irán sucediendo la próxima semana hasta culminar en el entierro de Fidel en Santiago de Cuba.

Lee también

Comentarios