Lo más visto

Los 102 minutos que cambiaron el mundo

Este domingo se cumplen 15 años del ataque terrorista más traumático en la historia de Estados Unidos, el 11-S.
Enlace copiado
Los 102 minutos que cambiaron el mundo

Los 102 minutos que cambiaron el mundo

Los 102 minutos que cambiaron el mundo

Los 102 minutos que cambiaron el mundo

Enlace copiado
Cuando el 11 de septiembre de 2001, en la mañana, el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, visitaba una escuela en el estado de Florida parecía que iba a ser un día como tantos otros. Bush acudió al centro para leer un libro a los alumnos y promover la educación.

Pero a las 9:05, cuando el primer avión de pasajeros ya se había estrellado contra la Torre Norte del World Trade Center en Nueva York, el jefe de Gabinete, Andrew Card, ingresó en el aula y susurró al oído al presidente: “Un segundo avión chocó contra la segunda torre. Norteamérica está siendo atacada”.

En ese momento ya habían muerto cientos de personas y otros dos aviones de pasajeros se encontraban bajo control de los terroristas.

En el extremo sur de Manhattan reinaba el caos. Transcurrieron 102 minutos desde el impacto del primer avión hasta el colapso de la segunda torre.

Se había producido el ataque terrorista más grave en suelo estadounidense.

Las imágenes del horror volverán a transitar por las pantallas de la televisión, ya que este domingo 11 de septiembre se conmemoran los ataques. Quince años después se volverá a reconstruir cada minuto, cada detalle, cada anécdota de las víctimas, de los testigos y los familiares.

Michael Mahn, un soleado lunes por la tarde, se encuentra delante de una fuente de agua y mira al vacío. “Es un buen lugar”, dice el joven trajeado, de 27 años, oriundo de Long Island y que pronto empezará a trabajar como abogado en las cercanías. Y entonces, vendrá aquí a menudo a la hora del almuerzo. Cuando cayeron las torres, Mahn estaba en séptimo curso, en la clase de ciencias sociales.

“Realmente era un día precioso”, recuerda Anthony Palmeri, sobre los instantes previos a la primera explosión que sacudió el barrio de Tribeca y dejó enormes columnas de humo negro alzándose hacia el cielo.

En aquel momento este neoyorquino de nacimiento tenía 23 años y era bombero voluntario. Aquel martes le llegó la llamada de emergencia que no parecía posible. Incluso hoy se le quiebra la voz cuando relata a otros lo vivido.

En las visitas guiadas a los turistas se les cuenta cómo hubo gente que se lanzó por la ventana a una muerte segura desde los pisos superiores, cómo pasaron 12 segundos hasta que una de las torres se derrumbó por completo, cómo voluntarios estuvieron meses ayudando a retirar 1.8 toneladas de escombros y acero, o que el 40 % de las víctimas nunca fue identificado y cómo estos 102 minutos transformaron para siempre a Estados Unidos y al resto del mundo.

En palabras de George W. Bush: “La guerra se desató sobre nosotros de forma inesperada”.

Lee también

Comentarios