Internacionales Estados Unidos

Los californianos huyen de "una inmensa pared de fuego naranja"

Las llamas llegaron de forma inesperada en medio de la noche.

Enlace copiado
Las llamas llegaron de forma inesperada en medio de la noche. Kent Porter/The Press Democrat vía AP

Las llamas llegaron de forma inesperada en medio de la noche. Kent Porter/The Press Democrat vía AP

Enlace copiado

"Vi una inmensa pared de fuego naranja en la oscuridad delante de mí", cuenta la californiana Victoria Fleming. "Y después oí '¡bum! ¡bum!' cuando explotaron las botellas de gas propano", describe la mujer de 36 años el infierno cercano a su casa en Santa Rosa.

Rápidamente metió la documentación, la computadora y algo de ropa en una maleta. Huyó a toda prisa con su marido, su hija de tres años y su perro, cuenta a dpa Fleming horas después. La ceniza les rodeó en el viaje hasta la casa de su madre, a unos 100 kilómetros de distancia, en San Leandro (Oakland).

Kent Porter/The Press Democrat vía AP

Una vez a salvo, la familia temía por su casa. "Se encuentra en medio de la zona del incendio. No sabemos si sigue en pie", dice Fleming. "Tenemos suerte de seguir con vida", añade con la voz ahogada por las lágrimas.

Al menos diez personas no consiguieron escapar de las llamas. Solo en el condado de Sonoma hubo siete muertos, confirmó el lunes la Policía de la región vitícola. Pero las autoridades temen que se descubran más víctimas cuando se conozca la verdadera dimensión de este infierno.

Kent Porter/The Press Democrat vía AP

"Fue apocalíptico", describe al "San Francisco Chronicle" el californiano John Lemmon, del pequeño pueblo de Glen Ellen. Él estuvo hasta entrada la noche apagando pequeñas llamas y rescoldos en el tejado de su casa, pero cerca de medianoche huyó con su familia. El lunes descubrió que su casa se había salvado, pero no el cobertizo de su vecino.

Más de una decena de incendios se propagaron rápidamente por la noche debido al fuerte viento y obligaron a miles de personas a abandonar sus hogares. Según las primeras estimaciones, 1,500 edificios han ardido. En la televisión se pudo ver un paisaje lunar abrasado donde antes había hileras de casas. De entre las grises cenizas ascendían solo chimeneas en ruinas, coches y camionetas, convertidos en montones de metal carbonizado.

Kent Porter/The Press Democrat vía AP

El fuego ha afectado a ricos y pobres. El hotel de lujo Fountaingrave Inn, en Santa Rosa, se ha convertido en una "víctima" del devastador incendio, señaló el hotel en su página web.

Cerca de allí también ardió un "trailerpark" de caravanas, un lugar en el que suelen vivir sobre todo ancianos que dependen de las ayudas sociales. Más de 100 viviendas han quedado destrozadas, dijo el trabajador Jim Cook a la cadena KPIX. Es "un milagro", que todas las personas hayan sido rescatadas de las instalaciones, agregó.

Kent Porter/The Press Democrat vía AP

El humo del incendio se podía ver y oler a 100 kilómetros de distancia, en San Francisco. Muchas personas de la zona viajan normalmente a la idílica región vitícola al norte de la zona de la bahía para hacer excursiones o pasar unas vacaciones.

EFE/JOHN G. MABANGLO

Eso ahora mismo es impensable. La Policía y los bomberos pidieron a los visitantes que eviten la zona de peligro y en Santa Rosa se decretó un toque de queda nocturno, también para evitar saqueos. Muchas bodegas de vino están cerradas, como el prominente Chateau St. Jean en Kenwood, según un aviso en su web. Según el "San Francisco Chronicle", el edificio sufrió graves daños.

Kent Porter/The Press Democrat vía AP

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter