Lo más visto

Los cambios de rumbo de Trump, de candidato a presidente de EUA

El magnate demuestra cada vez que sigue siendo imprevisible, pero también tiene algo que ver con la política real. Este es un panorama de sus cambios.
Enlace copiado
Los cambios de rumbo de Trump, de candidato a presidente de EUA

Los cambios de rumbo de Trump, de candidato a presidente de EUA

Los cambios de rumbo de Trump, de candidato a presidente de EUA

Los cambios de rumbo de Trump, de candidato a presidente de EUA

Enlace copiado
Donald Trump sabe cómo lograr la máxima atención con pocas palabras. En una oración reformuló hace poco una de las consignas centrales de la campaña electoral sobre China. Y de repente ya no le parece tan innecesaria la OTAN.

En las últimas semanas aún dijo que los chinos eran “campeones mundiales” en manipular su moneda. Los acusaba de apoyar así, de manera sucia, su propia economía en la competencia internacional. En la campaña electoral prometió que el primer día de su presidencia denunciaría a la República Popular como “falsificador del tipo de cambio”.

A principios de abril, tras su reunión con el presidente chino, Xi Jinping, tomó distancia de esa declaración. “No son manipuladores del tipo de cambio”, dijo.

Hace meses que China no manipula su moneda, aseguró. Además, no quiere poner en peligro las conversaciones con Pekín sobre una resolución del conflicto en torno al programa atómico de Corea del Norte.

Trump vincula la política comercial y financiera para con China con la crisis en Corea del Norte. Ese conflicto con el aislado país comunista amenaza con agravarse. De hecho, hay temores de una nueva prueba nuclear por parte de Corea del Norte.

Trump también criticó varias veces a la jefa de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen.

La responsabilizó por el hecho de que la Fed no aumentó la tasa de interés a tiempo en el mandato de Barack Obama para no generarle turbulencias económicas al presidente. Yellen es cercana al Partido Demócrata. Se esperaba que su contrato no fuera prolongado en la presidencia de Trump. Pero sorpresivamente el republicano está dando a entender lo contrario. Según aseguró, no está claro que Yellen deje su cargo al fin de su actual mandato en 2018. “Me cae bien y la respeto”.

Con respecto de Siria, uno de sus más grandes desafíos, hace tan solo pocos días, militares de alto rango de la Administración Trump aún dejaban entrever que ya no buscaban el derrocamiento del presidente sirio, Bashar al Assad. Fue un cambio de rumbo en la política para con Siria que, sin embargo, duró solo unos días.

Con el presunto ataque con gas tóxico de parte del Ejército sirio contra la población de Jan Seijun, Donald Trump consideró que Al Assad había traspasado varios límites, por lo que dio la orden de atacar una base de la Fuerza Aérea siria. Y eso fue sorpresivo, dado que en el pasado decía una y otra vez que consideraba un error intervenir militarmente en el conflicto.

El nuevo cambio de rumbo, sin embargo, no puede ocultar que Estados Unidos no tiene una estrategia real para el país sumido en una guerra civil. El secretario de Estado, Rex Tillerson, dice que el gobierno de Assad se acerca a su fin.

Pero no dice cómo ocurriría eso. Assad sigue firme en su puesto. Las iniciativas diplomáticas para hallar una solución política al conflicto se desvanecieron en la arena. Y el Gobierno estadounidense subraya que para él la lucha contra el Estado Islámico (EI) tiene prioridad.

Tags:

Lee también

Comentarios