Lo más visto

Los efectos que deja en EUA haber legalizado el uso de la marihuana

La ONU insta a las autoridades a prevenir el consumo de esta droga a una edad temprana y a mejorar la comprensión de sus efectos, en especial entre los jóvenes.

Enlace copiado
Consumo.  El comercio ilegal de la marihuana no terminó con su legalización en una decena de estados de Estados Unidos. La ONU llamó a dar más información y educación en especial a los jóvenes sobre los efectos más inmediatos del consumo de la droga.

Consumo. El comercio ilegal de la marihuana no terminó con su legalización en una decena de estados de Estados Unidos. La ONU llamó a dar más información y educación en especial a los jóvenes sobre los efectos más inmediatos del consumo de la droga.

Enlace copiado

Los adolescentes de Estados Unidos consumen 10 veces más marihuana que hace tres décadas, especialmente los hispanos y afroamericanos, aunque en general son menos proclives al uso de tabaco y alcohol, afirma un estudio difundido por la Universidad de Nebraska en Omaha (UNO).

El estudio usó datos del Gobierno federal con el fin de determinar la conducta de unos 200,000 jóvenes entre 1991 a 2017.

En 1991, solo el 0.6 % de los menores de edad consumía marihuana por lo menos una vez al mes, en contraste con el 6.3 % de 2017.

A la vez, se duplicó el porcentaje de adolescentes que consume marihuana y alcohol por lo menos una vez al mes, que creció del 3.6 % al 7.6 % entre los años mencionados.

Estos porcentajes crecieron más entre latinos y afroamericanos, de acuerdo con el estudio de la doctora Hongying Dai, del Colegio de Salud Pública de UNO, que fue publicado a finales de junio. La venta recreativa de la marihuana es legal en algunos estados de Estados Unidos desde 2014.

Entre los afroamericanos, las cifras pasaron del 2 % al 13.5 %, y entre los hispanos de menos del 1 % a casi el 9 %. Como comparación, entre los jóvenes blancos el consumo de marihuana creció del 0.3 % al 3.7 %.

Dai adjudica ese cambio a una nueva actitud social hacia la marihuana y a leyes estatales que permiten el consumo recreativo de la sustancia.

"La opinión pública sobre el uso de marihuana cambió considerablemente y las restricciones sobre el uso de marihuana son ahora más laxas", dice el reporte en referencia al hecho de que 33 estados y el Distrito de Columbia han aprobado leyes que permiten el uso medicinal o recreativo de marihuana, o ambos.

En noviembre de 2012, Colorado fue el primer estado en legalizar y regular la venta de marihuana recreativa a mayores de 21 años, con casi dos de cada tres votantes que respaldaron la llamada Enmienda 64, que entró en vigor el 1.º de enero de 2014.

No todos, sin embargo, estuvieron o están a favor de esa medida.

"Dijimos hace siete años que las proyecciones sobre el uso de marihuana entre adolescentes eran alarmantes si la marihuana se legalizaba y ahora (...) se han convertido en realidad", dijo a Efe Fidel Montoya, ex jefe de seguridad pública de Denver y uno de los dirigentes que está en contra de la Enmienda 64.

"Es imposible aceptar la realidad de que el uso de marihuana entre menores de 21 años ha creado una crisis que no solo lleva a un aumento de la adicción, sino también al suicidio, la ansiedad y la depresión", agregó Montoya, director ejecutivo de la Iniciativa Latina de Fe en Denver.

Pero, según la autora de la investigación, no todas son malas noticias.

Durante los últimos 30 años, el consumo de tabaco entre adolescentes se redujo en dos tercios (poco más del 1.3 % en 2017) y el de uso del alcohol se redujo a la mitad (12.5 % en la actualidad).

El estudio realizado por Dai se publicó en el número de este mes del American Journal of Public Health.

En tanto, los expertos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) alertan sobre un cambio en la percepción de la marihuana entre la población, vista ahora como menos perjudicial para la salud, si no beneficiosa, y la creciente industria y comercialización del producto desde su legalización.

El informe afirma que la industria del cannabis es más propensa a seguir los dictados de su interés en generar beneficios que a orientarse con base en "consideraciones de salud pública".

No acabó comercio ilegal

Con respecto a Estados Unidos, el informe anual de la ONUDD llama la atención sobre la aparente contradicción de que el volumen de marihuana incautado ha bajado al tiempo que ha aumentado el consumo, algo que relaciona a un eventual cambio en la política de las autoridades, de forma que la lucha contra esa droga sería ahora menos prioritaria.

El informe señala también que en los estados de Estados Unidos donde se legalizó el cannabis sigue existiendo un mercado ilegal, cuando precisamente la regulación pretendía acabar con él.

Según los cálculos, un total de tres millones de personas mayores de doce años consumieron cannabis por primera vez en su vida en 2017, cifra que "es significativamente" mayor que la registrada un año antes, señalan los expertos de la ONU sin diferenciar qué porcentaje de esos "iniciados" tomaron la droga con fines médicos.

Al observar un período de diez años, entre 2007 y 2017, el aumento en el número de estadounidenses que consumió marihuana al menos una vez al año fue del 63 %, y mayor aún, del 130 %, el de las personas que usaron a diario la droga.

La comercialización y disponibilidad de numerosos productos de cannabis con un alto THC (tetrahidrocannabinol, el principal agente psicoactivo del cannabis) son mucho mayores hoy que hace un par de décadas, destaca el reporte.

Los expertos ponen el acento en el peligro para la salud de un alto THC, cuya potencia ha aumentado en los productos derivados del cannabis en los últimos años.

"El consumo regular de cannabis con un alto contenido de THC ha sido identificado como un factor de riesgo, pues puede dar lugar a trastornos psíquicos, tanto agudos como crónicos", advierte la ONU.

En ese sentido, asegura que en Estados Unidos se ha registrado un aumento del número de personas que busca tratamiento por el consumo de marihuana, aunque reconoce que los trastornos por consumo de cannabis se han mantenido bastante estables desde 2002. Incluso, han disminuido entre los más jóvenes (entre 12 y 17 años), aunque en 2017 hubo un aumento entre los de dieciocho y veinticinco 18 a 25 años.

La ONU hace énfasis en la prevención del consumo a edad temprana.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines