Los protagonistas: en manos de quién está el futuro de Dilma y Brasil

Después de que la Cámara de Diputados avaló la apertura de un juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, que debe ser ratificado en el Senado, el destino de Brasil y de la mandataria del Partido de los Trabajadores (PT) está en manos de legisladores, líderes partidarios, magistrados, partidos políticos y movimientos sociales.
Enlace copiado
Los protagonistas: en manos de quién está el futuro de Dilma y Brasil

Los protagonistas: en manos de quién está el futuro de Dilma y Brasil

Los protagonistas: en manos de quién está el futuro de Dilma y Brasil

Los protagonistas: en manos de quién está el futuro de Dilma y Brasil

Los protagonistas: en manos de quién está el futuro de Dilma y Brasil

Los protagonistas: en manos de quién está el futuro de Dilma y Brasil

Enlace copiado
A continuación, una lista con los protagonistas de la crisis política que sacude al país sudamericano.

DILMA ROUSSEFF - Presidenta desde enero de 2011, la mandataria está acusada de violar la Ley de Responsabilidad Fiscal al realizar maniobras contables con el fin de maquillar la verdadera situación económica del país y emitir créditos por decreto, sin consultar al Congreso.

MICHEL TEMER - El vicepresidente de la República, líder de la mayor fuerza política del país, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), asumiría en forma interina, por un plazo máximo de 180 días, si el Senado decide enjuiciar a la presidenta. Si en la votación final decide condenar a Rousseff, asumiría en forma definitiva hasta el fin del mandato, en diciembre de 2018.

RENAN CALHEIROS - Correligionario de Temer en el PMDB, el presidente del Senado tendrá un papel relevante durante el proceso. Investigado en nueve procesos en la Corte Suprema por presuntos nexos con el caso de corrupción en Petrobras, el político tendrá en sus manos, entre otras atribuciones, la de pautar los plazos en los que se dará la votación. Esto es importante para el Gobierno, que prefiere lentitud para poder armar su defensa, y para Temer y los defensores del "impeachment", que prefieren que todo sea lo más rápido posible.

EL SENADO - La Cámara Alta tiene ahora en sus manos la decisión de enjuiciar o absolver a Rousseff. Para eso, primero se realizará una votación en la que con una mayoría simple, de 41 senadores en 81, decidirá si avala el enjuiciamiento o si lo descarta. Si lo admite, y Rousseff es apartada, habrá un plazo de seis meses para el juicio. En la votación final, que será presidida por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski, se necesitan los votos de 54 senadores como mínimo, para que Rousseff sea condenada.

EDUARDO CUNHA - El presidente de Diputados, también del PMDB, fue quien acogió en diciembre el pedido de destitución de Rousseff. Como tercera autoridad en la línea jerárquica del país, el político evangélico, que enfrenta dos autos de procesamiento en el Supremo también por nexos con el caso Petrobras, ocupará la Presidencia de la República en caso de ausencia de Temer, después de que éste asuma.

AECIO NEVES - El senador, líder del principal opositor del Gobierno, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), tendrá un rol clave sea porque decida apoyar a un eventual Gobierno Temer o si por el contrario permanecerá en la oposición.

EL PT - El partido de izquierda tendrá como cometido, de cara a la defensa del mandato de Rousseff, movilizar a su militancia para presionar a los senadores a archivar el procesamiento.

LOS MOVIMIENTOS SOCIALES - Al igual que el PT, los movimientos sociales de izquierda, base de apoyo histórica del partido de Gobierno, y los movimientos de ciudadanos que defienden la caída de Rousseff, tendrán que movilizar a sus respectivos activistas para que ejerzan presión en el Congreso acorde a sus intereses.

Tags:

  • dilma rousseff
  • brasil

Lee también

Comentarios

Newsletter