Lo más visto

Más de Internacionales

Macri afronta primera huelga nacional en medio de disturbios

Cuando los agentes avanzaron sobre los manifestantes los activistas respondieron con piedras.
Enlace copiado
Macri afronta primera huelga nacional en medio de disturbios

Macri afronta primera huelga nacional en medio de disturbios

Enlace copiado
La primera huelga general contra el presidente Mauricio Macri ayer puso en evidencia la puja que hoy atraviesa Argentina entre un gobierno dispuesto a ir a fondo con las reformas económicas y un poderoso movimiento sindical que teme perder sus conquistas, y amenaza con intensificar la protesta social.

Sindicatos de distintas actividades productivas y del transporte público, la educación y la salud adhirieron al paro convocado por la Confederación General del Trabajo (CGT), la principal organización sindical, y las dos facciones de la izquierdista Central de los Trabajadores de Argentina (CTA).

“Ha habido un llamado de atención formidable de la clase trabajadora”, dijo Juan Carlos Schmid, uno de los líderes de la CGT, en rueda de prensa.

Los gremios reclaman la protección de la industria nacional ante la apertura de las importaciones, el cese de los despidos, un incremento en los salarios y políticas sociales que mejoren las condiciones de los sectores vulnerables afectados por una inflación que en 2016 trepó a 40 %.

En una visión contrapuesta, el jefe de gabinete de ministros, Marcos Peña, afirmó que la huelga “no ha sido una expresión mayoritaria de los argentinos y los trabajadores”.

“No queremos que altere la expectativa que ha generado Argentina en el mundo”, pidió el funcionario ante empresarios convocados al Foro Económico Mundial sobre América Latina.

La creciente conflictividad social, que el Gobierno atribuye a sectores de la oposición de cara a las elecciones legislativas de octubre, es una de las principales preocupaciones de los inversores, que ven en este escenario un deja vú de las dificultades que han enfrentado presidentes no peronistas en la historia reciente.

“No estamos promoviendo ninguna fogata social... No queremos que se termine el mandato de nadie”, aclaró Schmid, consultado sobre los funcionarios que acusan a la CGT de buscar desestabilizar al Gobierno.
 

Lee también

Comentarios