Maduro no fue competencia de Obama para SICA

El tiempo en las cumbres es algo relativo. A medida que surgen “los compromisos” o se rompe el protocolo, los minutos se van sumando y van creando grandes retrasos.
Enlace copiado
Visita al Chorrillo.  Nicolás Maduro realiza una agenda paralela a la de la Cumbre en Panamá. Una más “popular”.

Visita al Chorrillo. Nicolás Maduro realiza una agenda paralela a la de la Cumbre en Panamá. Una más “popular”.

Maduro no fue competencia de Obama para SICA

Maduro no fue competencia de Obama para SICA

Enlace copiado


El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, no quiso quitarle más tiempo a sus 34 colegas y decretó asueto dos días, para que los atascos no se robaran los preciosos segundos.

Aún así, los atrasos van surgiendo. Así, el conversatorio de los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Guatemala, Otto Pérez Molina; y de Honduras, Juan Orlando Hernández, comenzó más tarde de lo previsto. En el centro de convenciones Atlántico-Pacífico (ATLAPA) se quedó rezagado el gobernante guatemalteco, ocupado en dar entrevistas a canales de TV internacionales. Sus colegas centroamericanos abandonaron el lugar una vez terminó la reunión con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

Pérez Molina subió al carro que encabezaba la caravana y policías en motocicletas, con armas largas y los rostros cubiertos, abrían espacio entre los pocos vehículos circulantes hacia el hotel donde se daría el conversatorio. Pero el guatemalteco no fue el último en llegar. Ese fue el honor para Sánchez Cerén, que llegó pasadas las 11:35.

Una hora después, y mientras todavía los mandatarios estaban con los empresarios, anunciaron en la radio que Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, llegaba a Panamá, hacía un saludo revolucionario y abordaba el asiento del conductor, para manejar él mismo. Pero no se fue al hotel o a un encuentro con otro presidente. Se dirigió a El Chorrillo a rendir homenaje a los panameños que murieron durante la invasión de Estados Unidos, en 1989. “Maduro, Maduro, al yankee dale duro”, corearon para recibirlo, pero él dijo que no era tiempo de amenazas: “es tiempo de paz, de prosperidad”.

Evo Morales, su eterno aliado, no lo escuchó. Estaba muy entretenido goleando a un seleccionado panameño formado por indígenas y sindicalistas: 12-2.

El conversatorio de los empresarios con los presidentes del Triángulo Norte terminó y los gobernantes esperaron a sus otros cinco colegas del Sistema de Integración Centroamericano (SICA) para reunirse con Barack Obama.

Ni siquiera el comandante Daniel Ortega faltó, acompañado de su esposa, Rosario Murillo. Al llegar al hotel fue recibido, con un abrazo, por el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), la principal gremial nicaragüense, José Adán Aguerri. Por los próximos minutos, Ortega, Sánchez Cerén, Pérez Molina, Hernández y los gobernantes de Panamá, Costa Rica, Belice y República Dominicana estuvieron reunidos, a puerta cerrada con Obama y su secretario de Estado, John Kerry, y la secretaria general del SICA, Victoria Marina de Avilés.

“Lo que es bueno para la región, es bueno para Estados Unidos”, resumió Obama.

Tags:

  • maduro
  • venezuela
  • chorrillo
  • cumbre
  • panama

Lee también

Comentarios

Newsletter