Lo más visto

Más de Internacionales

Manipulación del presupuesto le cuesta el cargo a Dilma Rousseff

El proceso de “impeachment” terminó con el mandato de la primera presidenta de Brasil y con 13 años de gobierno de su partido. Temer es ahora presidente de un país dividido.
Enlace copiado
Celebración.  Senadores brasileños celebran luego de votar para remover de forma permanente a Dilma Rousseff de la presidencia. El juicio político en contra de Rousseff inició en mayo pasado.

Celebración. Senadores brasileños celebran luego de votar para remover de forma permanente a Dilma Rousseff de la presidencia. El juicio político en contra de Rousseff inició en mayo pasado.

Manipulación del presupuesto le cuesta el cargo a Dilma Rousseff

Manipulación del presupuesto le cuesta el cargo a Dilma Rousseff

Enlace copiado
El Senado brasileño aprobó ayer la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, la culminación de un año de enfrentamientos que paralizaron al país más grande de Latinoamérica y pusieron al descubierto profundas brechas en la población en todos los ámbitos, desde las relaciones raciales hasta el gasto social.

Aunque se anticipaba la destitución de Rousseff, la medida fue un capítulo crucial en una colosal pugna política que está lejos de concluir. Ella fue la primera mujer en ejercer la presidencia de Brasil, con una destacada carrera que incluyó formar parte de la lucha guerrillera en la década de 1970 y ser encarcelada y torturada por la dictadura de entonces.

El año pasado fue acusada de violar las leyes fiscales para ocultar agujeros en el presupuesto federal, y argumentan que ello exacerbó la recesión, la inflación y los despidos.

“El Senado ha hallado que la presidenta de la República Federal de Brasil, Dilma Vana Rousseff, cometió delitos al violar las leyes fiscales”, dijo el magistrado Ricardo Lewandowski, quien presidió ayer el juicio.

Los legisladores de oposición, que desde el principio dejaron claro que la única solución era destituirla, argumentaron que las maniobras enmascararon amplios déficits causados por el elevado gasto y que a la larga exacerbaron la recesión en un país que durante largo tiempo disfrutó de un estatus muy destacado entre las economías emergentes.

Rousseff refutó las acusaciones una y otra vez, y siempre se declaró inocente. Recordó que presidentes anteriores usaron esas mismas prácticas de contabilidad, y denunció que la iniciativa para destituirla era un golpe de Estado protagonizado por las élites adineradas molestas con las políticas populistas que ella y su partido implementaron en los últimos 13 años.

América conmocionada

Venezuela, Ecuador y Bolivia anunciaron ayer el retiro de sus embajadores en protesta por la destitución de Dilma Rousseff de la presidencia de Brasil, lo que generó reacciones dispares entre los países de América Latina.

De sintonía ideológica con la ahora exmandataria, los gobiernos de Nicolás Maduro, Rafael Correa y Evo Morales calificaron la salida de Rousseff de “golpe de Estado”.

En contraste, el presidente de Argentina, el conservador Mauricio Macri, manifestó que respeta la decisión del Senado brasileño y reconoció la legitimidad del gobierno de Michel Temer.

“Destituyeron a Dilma. Una apología al abuso y la traición. Retiraremos nuestro encargado de la embajada”, escribió Correa en Twitter. Venezuela fue un paso más allá: también resolvió “congelar las relaciones políticas”.

Tags:

  • Brasil
  • Dilma Rousseff
  • juicio politico
  • Michel Temer

Lee también

Comentarios